Bilbao entrega la Medalla de oro de la villa al Colegio de Enfermería de Bizkaia

María José García Etxaniz ha recibido la Medalla en nombre del Colegio, que preside. /Pedro Urresti
María José García Etxaniz ha recibido la Medalla en nombre del Colegio, que preside. / Pedro Urresti

La distinción ha sido recibida por la entidad como «un reconocimiento a una labor que siempre se ha desarrollado de forma callada y discreta»

Julio Arrieta
JULIO ARRIETA

Las enfermeras vizcaínas han visto reconocida este viernes su labor, un trabajo que nació como un oficio y ahora es una ciencia en la que un elemento fundamental era y sigue siendo la cercanía en el cuidado al paciente. Una labor diaria que se realiza «con el valor añadido de la sonrisa, la comprensión y la amabilidad». Así lo ha dicho el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, en el pleno extraordinario en el que ha hecho entrega de la Medalla de oro de la villa al Colegio de Enfermería de Bizkaia. Su presidenta, María José García Etxaniz, ha representado a sus colegas y se ha encargado de recibir este reconocimiento «a una profesión, la nuestra, que siempre se ha desarrollado su labor de forma callada y discreta».

Esta mañana, en una sesión fugaz, a propuesta del alcalde y con la unanimidad de todos los grupos municipales, ha aprobado la concesión de la Medalla de oro a este colegio, que agrupa a 8.500 profesionales de la Enfermería de toda Bizkaia. «Es el colegio profesional más numeroso de Euskadi», ha destacado Aburto, que también ha recordado que se trata de una institución pionera, pues cuenta con más de un siglo de historia. Aunque no se conserva la documentación fundacional, la agrupación ya estaba en activo y contaba con su propia publicación en una fecha tan temprana como 1904: 'El practicante del Norte'.

En el acto de entrega, el alcalde ha subrayado «la importancia del trabajo diario las enfermeras». Un cometido, ha añadido, «que conozco bien, porque he pasado semanas en el hospital». En esta ocasión, Aburto ha dejado de lado a propósito el lenguaje inclusivo, que utiliza habitualmente, y ha usado solo el femenino para dirigirse al colectivo, «enfermeras, por el gran peso de la mujer en esta profesión», como ha hecho notar. Es una labor diaria que se realiza «tanto en ambulatorios y hospitales, pero también en la atención en casa a personas mayores, con discapacidad o en situación de dependencia, y en las unidades de cuidados intensivos y en un momento tan delicado como es la atención paliativa en las fases finales de la vida».

Cerca del paciente

Tras serle impuesta la medalla, la presidenta del Colegio, María José García Etxaniz, ha mostrado su agradecimiento. «Nos sentimos honrados y reconocidos», ha asegurado. «Es la enfermería una profesión cercana al paciente. Cercana a los niños, adultos y mayores de Bilbao y del territorio histórico de Bizkaia. Una cara amable que se preocupa por la salud de las personas a las que cuida». También es una «ciencia comprometida con la mejora de la calidad de vida de las personas», que debe mucho a quienes la desarrollaron en el pasado. «Hay una máxima importante para mí, que es 'porque fueron, somos y porque somos, serán'».

García Etxaniz ha querido hacer además «un apunte desde la perspectiva de género. Es la enfermería una profesión mayoritariamente femenina. El recibir del Ayuntamiento esta Medalla de oro es recibir el reconocimiento de los bilbaínos y bilbaínas a las miles y miles de mujeres inconformistas que, en su día, apostaron por salir de sus hogares, formarse, trabajar y, además, en muchos casos, llevar una familia».

Por último, ha anunciado que el Colegio va a lanzar, en unas semanas, una serie de cursos gratuitos de formación y promoción de la salud, abiertos a toda la ciudadanía. «Para ello usaremos una plataforma tecnológica innovadora, con la que ya estamos formando a las enfermeras colegiadas».