Bilbao, abierto por vacaciones

Beatriz Marcos, Íñigo Pombo e Itziar Urtasun. /borja agudo
Beatriz Marcos, Íñigo Pombo e Itziar Urtasun. / borja agudo

El atrio de Azkuna Zentroa acoge la inauguración de la séptima edición de Basque Fest, la fiesta de la cultura vasca

TXEMA SORIA

Antes de entrar, dejen salir. Muchos bilbaínos y bilbaínas han hecho en estos últimos días las maletas para, hoy mismo, sin perder ni un solo minuto, irse a explorar otros mundos alejados de la villa de Don Diego. Los que se han marchado han dejado sitio a los miles de visitantes que han elegido Bilbao como destino turístico, que han decidido conocer nuestros secretos, nuestra gastronomía, nuestra cultura, nuestra idiosincrasia. Los hoteles, lo que no deja de ser una buena señal, parece que van a estar en un alto nivel de ocupación.

Bilbao parece estos días festivos una ciudad de moda, a pesar de que algunos bares, restaurantes y comercios van a estar cerrados. Los responsables municipales lo saben y por ello han organizado por séptimo año consecutivo Basque Fest, una propuesta cultural y festiva con la que hacer más amena la estancia a nuestros visitantes –el pasado año participaron en esta iniciativa más de cien mil personas– y a los bilbaínos y bilbaínas que hayan decidido pasar la Semana Santa en casa.

Los organizadores de Basque Fest, que se inauguró ayer por la tarde en Azkuna Zentroa y concluirá el próximo domingo, han programado más de 300 actividades de todo tipo, desde la proyección de la película 'Gernika', realizada por Koldo Serra, a paseos por la ría a bordo del Bilboats; 'Txoko Gourmet' en El Arenal, donde el personal podrá disfrutar de catas gastronómicas de los mejores productos de la geografía vasca; o conciertos como los de Oreka TX o Korrontzi.

La puesta de largo, que tuvo lugar en un abarrotado atrio de Azkuna Zentroa, comenzó con el espectáculo Mugak, creado por los grupos Kalakan, representado por Xan Errotabehere, Janmixel Bereau y Carlos Sagi, y Khami, que fusionaron sonidos tradicionales como el de la txalaparta, la alboka o el txistu con instrumentos de diferentes partes del planeta y pinceladas de música electrónica.

En el acto estuvo Juan Mari Aburto, alcalde de la villa, y los concejales Xabier Ochandiano, Itziar Urtasun, Koldo Narbaiza, Íñigo Pombo, Alfonso Gil, Yolanda Díez, Inés Ibáñez de Maeztu, Beatriz Marcos, Luis Eguiluz, Francisco Samir Lahdou y Alba Fatuarte. Acudieron Goyo Zurro, recientemente nombrado director de Turismo del Gobierno vasco; Maite Etchemendy y Julen Achiary, presidenta y miembro del consejo de administración, respectivamente, del festival Errobi de Itsasu, invitado en esta séptima edición de Basque Fest.

Asimismo asistieron Jone Goirizelaia, Adolfo Lorente, presidente de Bilbao Centro; Jon Zarate, gerente de Bilbao Dendak; Olga Zulueta, Jorge Aio, Jon Aldeiturriaga, que ayer mismo se jubiló como gerente de la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo; Arantza San Andrés, Javier Madrazo, Iñaki Abasolo y José Jesús Sanz. También se acercaron Iván Parra, Soraya Regúlez, Íñigo Hidalgo, Edurne Álvarez, José Antonio Quintana, María Jesús de Paz, Nerea Urrutia, Goyo Gutiérrez, Celia Etxebarria, Esperanza Pardo, Cefe Narganes, Nekane Rotaetxe, Maite Moro, Artur Zubiri, Jon Ber, Javier Pascual, Sonia San Emeterio, Txomin Fernández, Joseba Laconcha, José Mari Amantes, Esmeralda Herlo, Andoni Renteria, Héctor Sánchez, gerente de la Asociación de Hostelería de Bizkaia; Kepa Olabarrieta, Mabel, Marisa y Mari Vega Para.