La tregua de la mañana

EL CORREO

Bizkaia fue ayer un horno que se abrasó a más de 40 grados. Poco acostumbrados a temperaturas tan elevadas, el miércoles fue una jornada difícil de sobrellevar para los vizcaínos. Playas, piscinas y hasta fuentes en el centro de Bilbao sirvieron a los acalorados ciudadanos para refrescarse. Para este jueves, la predicción era todavía peor. Se esperaba que las temperaturas subieran todavía más. Sin embargo, la mañana ha ofrecido una inesperada tregua. Quienes hayan salido a primera hora habrán notado que incluso se podía practicar deporte sin mayor problema. La causa ha sido la entrada de un frente nuboso que ha impedido al sol azotar con toda su intensidad. Así, aunque en algunos puntos del Territorio se han superado los 30º, casos de Iurreta o Basauri, lo más habitual han sido cifras apenas superiores a los 20º. Así ha sido la mañana en Bizkaia.

21º
11.45 horas

Algo de brisa y unas pocas nubes alivian la mañana en Barakaldo

Plaza Bide Onera de Barakaldo.
Plaza Bide Onera de Barakaldo.

SERGIO LLAMAS

La ola de calor ha estado siendo un poco más clemente de lo previsto en Barakaldo a las once de la mañana. La presencia de algunas nubes atenúa a ratos la fuerza del sol. Las previsiones iniciales se han rebajado hasta dejar los termómetros en 23 grados, aunque para para las 14.00 horas amenazan con pasar de los 30, y se espera que lleguen a los 37 a media tarde. En el centro del municipio reinan las bermudas y los vestidos ligeros, y los peatones buscan la sombra. Una ligera brisa alivia el calor en Los Fueros y en la plaza Bide Onera, donde los trabajadores encargados del derribo de la histórica cooperativa tiran de botellas de agua para sobrellevar la jornada.

«Estamos hasta las seis y media de la tarde, así que nos llevamos el momento de más calor», ha explicado uno de los operarios, Javier García. Por su ubicación, el único muro que permanece en pie, el de la fachada del edificio original, no les da sombra pasado el mediodía. Los encargados de manejar las dos excavadoras que están demoliendo los últimos restos del inmueble, mientras unas mangueras humedecen los escombros para evitar polvaredas, mantienen puertas y ventanas tan abiertas como les es posible. «La gente que está en las máquinas lo está pasando mal. Esos motores dan mucho calor y no aire acondicionado que valga», ha explicado el trabajador.

Al lado de la obra y de los juzgados de Barakaldo está el bar Tempus Fugit, donde la gente aprovecha a refrescarse. «Ayer la gente pedía menos vino y más cervezas. También más pinchos tipo bocadillo. Cosas menos elaboradas», ha detallado uno de los trabajadores, Egoitz García. Aunque reconoce que la jornada empezó bien, a media tarde notaron que la afluencia bajaba. «La gente empezó a ir a la playa. Poca gente se animaba a quedarse la terraza», ha añadido.

21º
12.00 horas

El sol tarda en asomar, y la asistencia baja por la mañana en Ereaga

Playa de Ereaga.
Playa de Ereaga.

TXEMA IZAGUIRRE

Cerca de mil personas –la tercera parte que ayer- había en la playa de Ereaga a las doce del mediodía. «Mucha gente se ha echado para atrás, seguro, porque el día ha salido gris y hacía fresquito, pero a eso de las once, en cuanto he visto asomar el sol, me he animado». Arrate, una joven algorteña, reconoce que estaba «necesitada de playa» porque ha terminado hace poco el curso en el instituto. «Hemos quedado varias compañeras para disfrutar», indicó.

El panorama no tenía nada que ver con el del pasado miércoles, en que la afluencia arrancó a la mañana, pese a la anunciada ola de calor. Hoy la temperatura del agua era de 18 grados en el agua y de 21 en el ambiente. «Parece que hace mucho más calor, porque la humedad y la falta de brisa se nota. Ayer había un vientito rico al mediodía, no como ahora», comento Jesús, que llegó desde Portugalete a primera hora con el ánimo de pegarse un baño.

La estampa de Ereaga era la de una playa con escasos bañistas en la arena y muy pocos refrescándose en el agua, aunque ondeaba la bandera verde. Las hamacas estaban vacías a esa hora. Apenas había media docena alquiladas. No obstante, la previsión era que la asistencia iría en aumento. Las vacaciones de los escolares y las jornadas reducidas de algunos en el trabajo se notan. Cuando se suele rozar el máximo de asistencia en esta playa es sobre las cuatro de la tarde.

Al menos bañistas y hosteleros tenían la sensación de que Ereaga no se iba a quedar así, con tantas 'calvas' de arena, sin bañistas tumbados al sol. «Vendrá más gente, seguro. La gente tiene ganas de sol. A la tarde habrá mucha más gente», comentó Ainhoa. La joven madre getxotarra, embadurnó bien a su hija de crema solar lanzó una recomendación: «A los niños hay que protegerles, pero estos días que parecen nublados son los peores. Lo digo por experiencia. La gente pasa de echarse protector porque parece que no da mucho el sol, y acaba quemada».

31º
13.30 horas

«Tenemos que trabajar, haga frío o calor», dicen operarios de una obra en Iurreta

Opreraios trabajando en Iurreta.
Opreraios trabajando en Iurreta. / Nahikari Cayado

NAHIKARI CAYADO

Los trabajadores que realizan labores para tansformar la N-634 en bulevar a su paso por el casco urbano de Iurreta agradecen que la mañana haya estado nublada. Después de la «dura» jornada que vivieron ayer, en la que el termómetro se disparó diez grados más, no llevan tan mal los 31 que ha marcado a las 13.00 horas. «Solo espero que las temperaturas de hoy no alcancen las de ayer», añade Daniel Martín, obrero de la brigada de obras del Ayuntamiento de Iurreta.

«Un chorrito de agua» de la fuente más cercana es su mejor aliado para afrontar el calor. «No podemos hacer nada más. Tenemos que trabajar de todos modos, haga frío o calor. Si la temperatura sigue así, trabajaremos, si supera la temperatura de ayer, nos achicharraremos», avanza Martín, que terminará su jornada laboral a las 15.00 hora.

Junto a él, sin embargo, el grupo de empleados que desarrolla labores en la N-634 continuarán trabajando a pleno sol, si sale, a lo largo de toda la tarde. «Las casetas están al lado de las obras, y en ellas tienen una nevera con agua fresca para beber cuando quieran», señala el jefe de obra, Enrique Díaz. <<De todos modos <hoy está nublado, por lo que yo creo que se va a poder llevar el calor mejor hoy».

21º
15: horas

Bermeo esquiva la ola de calor

IRATXE ASTUI

La ola de calor ha pasado desapercibida en Bermeo, tanto ayer como este jueves. Los termómetros han registrado a lo largo de la mañana una temperatura de 21 grados y el sol apenas se puede hacer hueco en el cielo nublado. Sopla una agradable brisa «sobre todo en el puerto, donde se está muy agradable e incluso me he tenido que echar el jersey por los hombros», aseguraba la bermeotarra Maite, que esperaba a una amiga sentada cómodamente en una de las terrazas de la dársena deportiva.

El «fresquito» ha contribuido a aliviar la jornada laboral que a estas horas ha concluido para muchos trabajadores. «Ahora toca tomar un vinito con los compañeros antes de ir a comer a casa. Además, con esta temperatura tan agradable apetece quedarse más en la calle», aseguraban en un grupo de empleados de banca.

«Somos la sociedad de los 20 grados; por encima de eso nos quejamos de calor y por debajo de frío», confirmaba, por su parte, Asier de camino a la playa de Aritzatxu. «Está nublado, pero me voy a pegar un año».

33º
15:15 horas

Basauri se resigna ante una nueva jornada de calor

Mucha gente se refrescaba en la fuente de la plaza Solabarria.
Mucha gente se refrescaba en la fuente de la plaza Solabarria. / LEIRE PÉREZ

LEIRE PÉREZ

Los termómetros no han llegado por el momento a las máximas de ayer en la localidad de Basauri donde el mercurio rozó los cuarenta grados, aunque el calor sigue empleándose con fuerza. Este mediodía los basauritarras han sufrido valores por encima de los 33 grados y han vuelto a tener que ingerir más líquido de lo habitual. La fuente de la plaza de Solobarria se ha convertido en el mejor aliado para contrarrestar la subida de siete grados, de los 25 a los 32, que se han registrado en apenas media hora cuando el reloj rozaba las 14 horas de la tarde. No han ayudado las ráfagas de viento que soplaban con fuerza.«Mojaros las piernas», les decía un señor a sus nietas que pasaban el rato con pistolas de agua. En un banco dos ancianos se levantaban después de descansar un rato. «¡Vaya con el tiempo! Parecía que hoy iba a hacer mejor, pero parece que se está complicando», lamentaba uno de ellos.

Además, la piscina municipal ha hecho la puñeta a los basauritarras por segundo día consecutivo. Al secundar los socorristas la huelga convocada por las empresas subcontratadas por las instalaciones deportivas, ha sido imposible darse un remojo, aunque sí que se ha habilitado la zona de solárium. Ayer también padecieron el mismo percal. No se pudieron utilizar las piscinas de 11.00 13.00 horas y de 17.00 a 19.00 horas, por la tarde.

Temas

Bizkaia