Los ases del baile deportivo mundial danzan en Miribilla

Tres de las parejas concursantes en Miribilla. /LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Tres de las parejas concursantes en Miribilla. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

El evento congrega desde hoy y hasta el domingo a 800 parejas de 47 países en el Bilbao Arena y garantiza 4.000 pernoctaciones

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

El baile deportivo es una de las modalidades artísticas que mayores pasiones desata sobre la pista. Una prueba de ello es el campeonato mundial de baile en el que participan desde hoy hasta el domingo en el Bilbao Arena de Miribilla las estrellas más rutilantes del momento.

En total, más de 800 parejas de 47 países. Empeñados en dejar pequeñas las cifras de ediciones precedentes, el año pasado reunió a 690. La elevada participación ha llevado a trasladar la competición a un equipamiento de mayores dimensiones, ya que La Casilla, escenario de las dos ediciones anteriores, se había quedado pequeña.

Sobre la pista no faltará nadie. Están todos los que son y aspiran a adjudicarse los premios finales. Ya se habla de que en la sección Junior II Latin el triunfo irá a parar probablemente a manos de «la pareja rusa», aunque tampoco se desdeñan las posibilidades del dúo moldavo, según Pérez. La celebración de esta categoría contará con la presencia de delegaciones de 40 países, así como el acompañamiento de los familiares de los bailarines, dado que no pueden superar los 15 años.

Más dudas plantea, en cambio, la sección WDSF World Championship Senior III, cuyos aspirantes mostrarán su arte moviéndose al ritmo de tangos, sambas, chachachás, pasodobles, mambos... El jurado valorará la depurada técnica de los artistas, pero los espectadores escrutarán con minuciosidad otros detalles que rara vez pasan desapercibidos: sobre todo, los singulares diseños de las bailarinas. No es un asunto baladí, ya que algunos modelos no bajan de los 2.500 euros. El creador bilbaíno PeioDurán ha preparado para la ocasión un traje de gala con un peso superior a los 70 kilos. Destellos que hablan del impacto mediático y rigurosidad de un campeonato que como toda prueba deportiva de élite incluye controles antidopaje.

Beneficios económicos

Además del factor artístico, los campeonatos mundiales de baile son importantes por los ingresos que reporta a las ciudades que los acogen. Los hoteles bilbaínos se han garantizado otro fin de semana de récord. En línea con la extraordinaria temporada que viven desde mayo, con la sucesión de eventos internacionales que les han asegurado llenos ininterrumpidos, este espectacular evento les garantiza más de 4.000 pernoctaciones.

Una decena de establecimientos, según Bilbao Dancesport, organizadora del certamen, colgarán el cartel de completo. Los anfitriones Beatriz Pérez y Roberto Hernández se congratulan de que cada año, «poco a poco, vamos subiendo». Solo la organización ha reservado 400 habitaciones para alojar al equipo técnico, integrado por especialistas de una veintena de países.

 

Fotos

Vídeos