El Ararteko cuestiona el procedimiento de Bilbao para asignar las txosnas en fiestas

La Plaza Circular alberga algunas de las txosnas de asociaciones sin ánimo de lucro./Borja Agudo
La Plaza Circular alberga algunas de las txosnas de asociaciones sin ánimo de lucro. / Borja Agudo

El Ayuntamiento retocará el pliego de condiciones después de que el defensor del pueblo haya advertido «indicios de actuación discriminatoria»

XABIER GARMENDIA

El Ararteko considera que el procedimiento del Ayuntamiento de Bilbao para conceder los permisos de instalación a las txosnas de asociaciones «sin ánimo de lucro» -las que están fuera de El Arenal- en Aste Nagusia debe cambiar para que no existan «indicios de actuación discriminatoria». En una resolución no vinculante, el defensor del pueblo recomienda varias modificaciones en el pliego de condiciones al estimar la queja de una entidad a la que no se le concedió el permiso para la edición de 2018. Fuentes municipales confirmaron ayer a este diario que incluirán dichas correcciones en la convocatoria de este año, que se hará pública en los próximos días.

El recorrido comenzó el 10 de agosto del año pasado, apenas unos días antes del txupinazo, cuando el área de Espacio Público otorgó una decena de autorizaciones de instalación a otras tantas entidades sin fines lucrativos. Estas se ubican siempre en el área de Abando; en concreto, en Pío Baroja, Albia, Plaza Circular y Berastegi. La asociación denunciante indicó su «preferencia» por esa última calle, en la que se recibieron tres solicitudes. El Ayuntamiento concedió los dos únicos permisos a las otras candidatas, que ya habían ocupado ese emplazamiento el año anterior, y excluyó de todo el concurso a esta entidad. El pliego de condiciones, sin embargo, no señalaba que los solicitantes optaran exclusivamente a la ubicación que habían marcado como prioritaria. El Ararteko considera que esta cuestión debería haberse fijado «de manera detallada» por los perjuicios que pudo conllevar.

Pero la resolución va mucho más allá de ese apartado en particular, ya que los reclamantes también denunciaron «la falta de valoración y acreditación de los criterios de adjudicación». El pliego decía que se tendría en cuenta la declaración de utilidad pública de las asociaciones, los proyectos que ejecutan en Bilbao, el interés social de sus programas para las fiestas y experiencias favorables en ediciones anteriores. Sin embargo, no determinaba la ponderación de dichos criterios. Pese a las reiteradas peticiones por parte del defensor del pueblo, el Consistorio no aportó ningún informe de valoración, lo que lleva al Ararteko a deducir que no existe tal consideración.

No se valora la actividad

«El Ayuntamiento renuncia a valorar el mayor o menor interés e incluso la falta de interés de las actividades que se declaran, así como la solvencia y continuidad de las actividades que todas ellas se supone que desarrollan de manera más o menos continuada», sostiene la resolución. El Ararteko, de hecho, entra de lleno en el carácter restrictivo de las autorizaciones para asociaciones catalogadas como no lucrativas. Al ser la organización de eventos festivos una actividad económica, el informe llama a justificar «suficientemente» el interés en fomentar la acción de este tipo de entidades.

Con todo ello, la institución dependiente del Parlamento Vasco recomienda que, «de mantenerse este tipo de convocatorias», se mejore el razonamiento de dicha limitación a asociaciones sin ánimo de lucro, que se establezca claramente la ponderación y valoración que rige la convocatoria teniendo en cuenta la actividad de las entidades solicitantes, y que se especifique, en su caso, la obligación de concretar en la petición la exclusividad del espacio al que se opta. El Ayuntamiento ya se ha hecho eco y acatará los consejos pese a no ser vinculantes.

Más información