Los más aplicados fuera de la clase

Reconocimiento. Los chavales recogieron sus diplomas en el Museo de Bellas Artes./Borja Agudo
Reconocimiento. Los chavales recogieron sus diplomas en el Museo de Bellas Artes. / Borja Agudo

122 alumnos vizcaínos de Secundaria reciben un diploma por asistir a charlas y conferencias fuera de horario lectivo

Itsaso Álvarez
ITSASO ÁLVAREZ

Un alumno 15 años se encuentra en un periodo de cambio personal, de maduración, y en una fase en la que comienza a tomar sus propias decisiones en lo que respecta a los estudios. Es aún joven para realizar una proyección de futuro, pero sí tiene claros sus gustos, y en ello se basa. Motivar a los estudiantes de esta etapa no es fácil. En este empeño se enmarca una parte de la actividad que desarrolla la Academia de las Ciencias y las Letras Jakiunde, una entidad que reúne a miembros galardonados con premios Euskadi de Investigación, premios Príncipe de Viana y premios Eusko Ikaskuntza, entre otros, y que desde hace ocho años hace lo posible por hacer llegar a los alumnos vascos de 4º de la ESO conocimientos que no tienen oportunidad de ver en clase a través de una serie de conferecias donde se trataban temas relacionados con el arte y la ciencia.

122 vizcaínos de diecisiete centros educativos han asistido este curso a alguna de estas charlas, que se han impartido los viernes a la tarde en Bilbao y Durango. Los más curiosos y ávidos de conocimiento han asistido a cuatro o más, nada desdeñable teniendo en cuenta los mil y un planes que a un chaval de 15 años le pueden surgir un viernes a la tarde.

En reconocimiento a semejante interés, el Departamento de Educación del Gobierno vasco les dio ayer un diploma, el primero de los que están por llegar. Jone Muñecas, estudiante del instituto púbico Arratia, estaba ayer entre los alumnos 'aplicados'. Buena estudiante, «de 8,5 de media» (le costaba confesar), gran deportista (medallista en natación) y buena en matemáticas, decía haberse sentido entusiasmada por una conferencia que versó sobre «el nuevo instagram». Elene Larrinaga, del instituto de Educación Secundaria Beurko, se queda con una charla «sobre los valores éticos y la moralidad» que se impartió en inglés, un idioma que domina bien, aunque echó de menos alguna sobre literatura.

Futuros ingenieros

Unai Pascual, natural de Basauri y alumno de la ikastola Lauaxeta, desconocía los detalles de «la dimensión sociocultural de los alimentos». «Aquí tenemos más opciones de alimentos que en otros lugares del mundo y derrochamos más, me hizo darme cuenta de ello», sostiene. Él también es muy estudioso. En mente tiene la carrera de Ingeniería Biomédica, pero todo se verá. «No soy de los que estudia tres horas en casa, pero sí de estar atento en clase y llevarlo al día». A Oier Odriozola, por su parte, le encantó que un abogado administrativo compartiera con él y otros estudiantes «su día a día». «A mí me gusta dejar las cosas claras y eso es lo que hacen los abogados», señalaba ayer este aspirante a ingeniero civil que estudia en un instituto de Zalla.

Los protagonistas

«Se me dan bien los deportes, hago natación y acrobacia. Fallo en cultura científica»

«Se me dan bien los deportes, hago natación y acrobacia. Fallo en cultura científica» Jone Muñecas | IES Arratia BHI

«Estoy atento en clase y cojo los apuntes que son clave. No paso horas y horas estudiando»

«Estoy atento en clase y cojo los apuntes que son clave. No paso horas y horas estudiando» Unai Pascual | Ikastola Lauaxeta

«Normalmente saco buenas notas. Se me da bien el inglés y lo peor, las matemáticas»

«Normalmente saco buenas notas. Se me da bien el inglés y lo peor, las matemáticas» Elene Larrinaga | IES Beurko BHI

«Tengo pensado hacer Ingeniería Civil y poder así diseñar túneles. Le veo mucho futuro»

«Tengo pensado hacer Ingeniería Civil y poder así diseñar túneles. Le veo mucho futuro» Oier Odriozola | IES Zalla BHI