La antigua Aduana en Bilbao no acogerá a la Administración del Estado hasta fin de año

Facha de la antigua aduana en Bilbao./E.C.
Facha de la antigua aduana en Bilbao. / E.C.

El bloque de Barroeta Aldamar ya está rehabilitado pero falta presupuesto para amueblarlo y equiparlo

E.C.

La antigua Aduana de Bilbao concentrará a partir de fin de año los principales servicios de la Administración del Estado. Fuentes de la Delegación del Gobierno retrasaron ayer una mudanza que parecía inminente a los últimos meses de 2018. La finalidad del cambio es concentrar en el vetusto edificio de la calle Barroeta Aldamar los servicios de la Administración del Estado. De ese modo, se alcanzaría un triple objetivo: facilitar los trámites a los ciudadanos, ahorrar hasta 500.000 euros anuales en alquileres y poner en valor el inmueble. Se calcula que unas 1.250 personas pasarán a diario por la vieja aduana cuando abra.

Según la Delegación del Gobierno en el País Vasco, la obra civil de remodelación del edificio ya ha concluido, pero la falta de un acuerdo sobre los Presupuestos Generales del Estado no permite dotar de mobiliario y equipamiento técnico a los futuros servicios. Por este motivo no se abrirá al público hasta fin de año. Las obras de remodelación han supuesto una inversión cercana a los 13 millones de euros.

La edificación, de 2.190 metros cuadrados de superficie, albergará en su planta baja las dependencias con más público -Jefatura Provincial de Tráfico, Oficina de Extranjeros, Gerencia de Justicia y Dependencia de Sanidad y Política Social- y repartirá en las tres superiores las restantes (Costas, Jefatura Provincial de Telecomunicaciones, Muface, Fogasa y Dirección Territorial de Comercio).

 

Fotos

Vídeos