El ambiente en la Azoka de Durango