La alta contaminación en el Gran Bilbao pone a los alérgicos contra las cuerdas

La alta contaminación en el Gran Bilbao pone a los alérgicos contra las cuerdas

Los niveles de polución registrados durante las últimas cuatro jornadas han aumentado la venta de antihistamínicos y colirios en las farmacias

Jesús J. Hernández
JESÚS J. HERNÁNDEZ

Los altos niveles de contaminación registrados en el Gran Bilbao en los últimos cuatro días han comenzado a remitir. Las emisiones de vehículos, las temperaturas cálidas y constantes, el polen de una primavera adelantada y una masa de aire de polvo africano se confabularon a finales de la semana pasada y dispararon la presencia de partículas respirables –las inferiores a diez micras– por encima de la barrera máxima de los 50 microgramos. El lunes la villa registró 53, pero la media del martes, hecha pública ayer, era ya de 38, regresando a una franja más habitual. Basauri, que llegó a marcar 65, está en 49. Son, de cualquier modo, cifras superiores a los 17 que se registraban en la capital vizcaína hace apenas dos semanas. Zierbena y Sondika marcaron ayer 26 y 39, respectivamente. La incidencia se extendió por la Cornisa Cantábrica, desde Asturias hasta Navarra, y se manifestó con especial virulencia en Madrid, con picos de hasta 250 microgramos.

Bastan unas llamadas a las farmacias bilbaínas para constatar que los alérgicos han sido los principales afectados. En Ojanguren han vendido estos días «más colirios y comprimidos antihistamínicos para la alergia», al igual que en Ruiz de Oña, donde además han facturado «más inhaladores para los asmáticos». Sin embargo, la polución no ha disparado las visitas a las consultas médicas y las urgencias.

La doctora Mónica García-Asensio, presidenta en funciones de Osatzen, la Sociedad Vasca de Médicos de Familia, lo atribuye a que «en esta época de cambios de temperatura se activan algunos virus y hay síntomas que se pueden confundir con un resfriado». Además, «los alérgicos tienen su medicación recetada para estos picos y se la administran». De haberse alargado más allá de los cinco días, es posible que hubieran experimentado colas en las consultas, ya que «al cabo de una semana se nota más». Las recomendaciones para este colectivo son las habituales: «no practicar deporte en las horas centrales del día, que son las más secas, ni al amanecer si hay bruma y la humedad es alta».

Síntomas severos

El jefe de Alergología del Hospital Quirónsalud Bizkaia, el doctor Ignacio Ansotegui, ha notado «algunos síntomas más severos entre los que acuden por alergias respiratorias». «Los síntomas agudos mostraban una tendencia al alza debido al polen y la polución. De hecho, acabamos de alcanzar un consenso internacional que habla del impacto de la polución en la rinitis alérgica». Los síntomas son el goteo nasal, picores nasales y oculares y la congestión. «Cuando tiene que ver con el polen, suele picar también el velo del paladar», añade Ansotegui. Si la congestión obliga a respirar por la boca, suele afectar a las vías inferiores. La recomendación para los afectados, incluidos aquellos que sufren asma alérgica, es tan sencilla como recurrir a su medicación. «No deben esperar a estar congestionados», advierte.

«No ha habido grandes cambios en las emisiones por vehículos, pero llevamos más de una semana sin que llueva y se está dando un fenómeno de inversión térmica. Una capa de aire muy cerca de la corteza terrestre no deja que ascienda el aire más caliente, que en este caso es la contaminación», explicó ayer un portavoz del área municipal de Medio Ambiente, que ya advirtió que el aire había comenzado a virar y estaban mejorando los parámetros. La tendencia positiva se confirmó durante todo el día gracias a ese magnífico pulmón natural que representa el corredor de la ría.

Hoy hace un año de la mayor nevada en Bizkaia desde 1985

La mayor nevada registrada desde 1985 sorprendió a los vizcaínos cuando se levantaron de la cama tal día como hoy hace un año. El inmenso manto blanco, que cubrió el territorio durante un frente de frío siberiano, obligó a cerrar centros escolares y carreteras, y se cobró la vida de un hombre de 65 años en Galdakao.