Sentencia de 'la Manada de Bilbao'

«Que alguien no deba usar la fuerza no exime de que se trate de una violación»

La concentración feminista de ayer se convocó frente al Palacio de Justicia de Bilbao, en la calle Buenos Aires./Mireya López
La concentración feminista de ayer se convocó frente al Palacio de Justicia de Bilbao, en la calle Buenos Aires. / Mireya López

Un centenar de personas protesta en Bilbao contra la sentencia que califica de abusos la agresión a una chica, perpetrada por tres jóvenes que han sido condenados a trece años

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

«No es abuso, es violación». Bajo este lema, un centenar de personas se concentró anoche frente al Palacio de Justicia de la calle Buenos Aires de Bilbao para mostrar su rechazo a la reciente sentencia de 'la Manada' de Bilbao. La Sección Sexta de la Audiencia vizcaína ha condenado a tres jóvenes de entre 20 y 28 años a 13 años de cárcel por abusar de una chica de 18 a comienzos de 2017 en un 'vending' del barrio de Solokoetxe, grabarlo en vídeo y después difundirlo.

Entre una mayoría de mujeres, en la concentración también se veía algún rostro masculino, como el de Ibón, de 23 años, que se mostraba «de acuerdo con la reivindicación». «Que no tuvieran que usar la fuerza, no exime de que sea una violación. No estaba en el pleno uso de sus facultades para defenderse e ir en contra de ellos», resumía el joven sobre la agresión a la chica, que esa noche había bebido alcohol en exceso.

Para Maite Sáenz, de la coordinadora feminista de Bilbao, convocante del acto, «las palabras tienen mucho valor a la hora de visibilizar el cuerpo doliente de las mujeres violadas, abusadas», en referencia a que han sido condenados por un delito menos grave, pese a lo abultado de las penas. «Imagínate que tres tíos te meten en un espacio reducido después de estar de fiesta y te penetran violentamente. ¿Cómo te sentirías?», se preguntaba Sáenz. En su opinión, la víctima «ha sido doblemente violada, por tres hombres y por la justicia patriarcal machista».

«Es como que las concentraciones por lo de 'la Manada' de Pamplona no han servido de nada y volverá a pasar porque los hombres, en este caso los agresores, no tienen claro que esto es una violación, y tampoco la ciudadanía», considera Miren June García.

Las feministas advierten que «siempre» van a salir a la calle a expresar su «rabia». «No nos van a tapar la boca». Y se muestran partidarias de una «profunda reforma del Código Penal», sobre todo, en cuanto a la consideración de si ha habido resistencia o no en un caso de agresión sexual.

La sentencia, que condena a los tres acusados a 13 años de prisión por los delitos de abuso sexual con acceso carnal (10) y revelación de secreto (3), se notificó a las partes el pasado martes. La pena era más elevada que la que se impuso a los cinco jóvenes sevillanos, que abusaron de una chica en los sanfermines de 2016, a los que sólo impusieron 9 años de prisión. Aquella decisión judicial desencadenó decenas de movilizaciones en las principales ciudades españolas, también en Bilbao. Protestaban por el hecho de que no se hubiera considerado como agresión sexual que una chica fuera sometida por cinco individuos en un portal.

Se tambaleaba

El caso de Bilbao se produjo en la madrugada del pasado 14 de enero de 2017. Una chica de 18 años que había salido de fiesta con sus amigas se encontró con un grupo de jóvenes en la puerta de una discoteca de la calle Alameda de Rekalde. La muchacha, afectada por la ingesta de alcohol y otras sustancias, se fue caminando con aquellos chicos hasta la zona de Solokoetxe. Llovía, por lo que se refugiaron en un 'vending', Allí, dos de ellos, a los que luego se sumó un tercero, abusaron de la chica manteniendo relaciones sexuales, en ocasiones de forma simultánea. La víctima se subía los 'leggings' cada vez que se los bajaban. Se tambaleaba y balbuceaba. A uno de los implicados le dijo «contigo no», según se aprecia en el vídeo grabado por las cámaras del 'vending' y que se exhibió en el juicio, celebrado a primeros de mayo a puerta cerrada en la Audiencia vizcaína.

La Sección Sexta admitió las tesis de la Fiscalía y la acusación particular, frente a las defensas, que alegaban que las relaciones habían sido consentidas y por iniciativa de la chica. No obstante, el tribunal ha rebajado notablemente las peticiones de pena hechas por la fiscal, casi 80 años, y la acusación particular, más de un siglo, que atribuía a los tres procesados la circunstancia de ser cooperadores necesarios de los delitos de los otros dos.