Alfonso Gil: «Hay que preparar la ciudad para que la gente mayor no se quede en casa»

ALUMNOS DEL MÁSTER EL CORREO-UPV/EHU

Bilbao es una ciudad que envejece. Según el concejal de Movilidad, Alfonso Gil, para el año 2030 habrá un 6,7% más personas mayores que hoy. Y un 4,2% más de mayores de 85 años. «Esa es la ciudad que nos viene dentro de nada. Tenemos que prepararla para que esa gente no se quede en su casa»

Gil reconoce que la orografía de Bilbao juega en contra para el bienestar de sus ciudadanos. Por eso destaca que los elementos mecánicos de la ciudad son «una cuestión principal de este gobierno y de los anteriores». Es defensor de una «movilidad saludable», en la que «un ascensor intenta acercar en la medida de lo posible dos realidades de un mismo barrio pero no suplanta a la piernas o las capacidades motoras que tenemos para movernos». Y reconoce que aunque el Ayuntamiento ha hecho esfuerzos muy grandes para salvar los desniveles que hay en la ciudad, todavía queda mucho por hacer para satisfacer las demandas de los ciudadanos que viven en los barrios altos.

Con un 98% de disponibilidad de los ascensores, el concejal también reconoce la eficiencia del servicio y el buen mantenimiento, que está a cargo de la Sociedad Funicular de Artxanda. Un factor en el que también colabora la ciudadanía: Hay muy pocos casos de vandalismo en los elementos mecánicos. Gil considera que esto se debe a que las personas son conscientes de que son infraestructuras que cuestan mucho dinero. Para los ascensores más baratos se invirtieron entre 600.000 y 700.000 euros, pero hay algunos que han llegado llegado a costar hasta los 2 millones.

El concejal del PSE deja la legislatura con «un catálogo de posibilidades» y asegura que de formar parte del próximo gobierno, seguirá trabajando por los ascensores y rampas de Bilbao para que no haya personas que «tengan que bajar 200 escalones para comprar una barra de pan».