La alarma viaja sobre dos ruedas

El viernes un motorista resultaba herido de pronóstico reservado tras chocar con un coche en Portugalete. /Luis Calabor
El viernes un motorista resultaba herido de pronóstico reservado tras chocar con un coche en Portugalete. / Luis Calabor

Asociaciones y usuarios reclaman más seguridad para los motoristas tras registrarse tres muertos y cuatro heridos desde julio, el último ayer al golpearse la cabeza en Urduliz

JOSÉ DOMÍNGUEZ

El verano está resultando especialmente trágico para Ascen Castillo. Ha perdido a dos grandes amigos en la carretera. Ambos moteros y en accidentes distintos. A Juan Ramón Hierro el 6 de julio en Trapagaran y a Iñaki Borao el 22 de agosto en Muskiz. «La fatalidad es muy caprichosa», se resigna. Son dos de los tres fallecidos en lo que va de año en Bizkaia (cinco en todo el País Vasco). El otro, un varón de 31 años, perdió la vida el 3 de septiembre tras una salida de calzada en Ispaster el día anterior. Esta concentración letal de siniestros en apenas dos meses, a la que se suman cuatro heridos esta semana -el último ayer al golpearse la cabeza un joven de 30 años tras caerse mientras grababa un vídeo para la boda de un amigo-, ha desatado la alarma entre aficionados y entidades profesionales y asistenciales, que piden multiplicar esfuerzos para concienciar, prevenir e incrementar la seguridad a las dos ruedas en la red viaria vizcaína.

Desde su bar en Getxo, Ascen recuerda a Iñaki «siempre seguro». Incluso tras el «disgusto» de la pérdida de Juanra, arrollado por un camión que se saltó un semáforo en rojo en Trapagaran. «Yo le rogaba que tuviera mucho cuidado y él con su lema: 'voy tranqui'». No sabe qué ocurrió, pero está segura de que así conducía cuando chocó mortalmente contra otra moto, siniestro en el que se vio involucrado un turismo según informó la Ertzaintza.

«Hacemos campañas hasta con cerveceras para separar lo posible alcohol y conducción» Susana Díaz de Corcuera. Directora de Tráfico

Los dos eran «prudentes». Juanra, de 46 años, «superconcienciado». No sólo por ser ertzaina: «Era muy responsable y se desvivía por su familia, sus dos hijos..». Y a sus 58, Iñaki disfrutaba de un segundo idilio con las dos ruedas. «Tras un tiempo a pie, se compró una Honda VT 750 y estaba como un niño con zapatos nuevos», rememora Ascen. Más ahora en verano. «Era salir el sol y enfilar hacia Cantabria, pero por la general, que disfrutaba más». Sólo o con su hijo Gonzalo, «otro enamorado de la moto y con el que acababa de volver de un viaje».

Su muerte causó un impacto «tremendo» en el barrio getxotarra de Las Arenas. De familia y profesión hostelera, «era muy conocido». Fueron muchos los vecinos que acudieron a su funeral a despedirle, pero también moteros. De clubes y de la asociación Guardarraíles Asesinos cuyo portavoz, Jonatan Mangas, remarca que cada muerte en la carretera, «no deja sólo una víctima, sino un montón: familia, amigos... Todos sufrimos».

«La moto tiene la mitad de accidentes que el coche, pero muchas más lesiones» Fernando Izagirre. Presidente de la DYA

Por eso reivindica «más seguridad». Consciente de que nadie está libre de un accidente, «hay mil problemas que sí podemos evitar». Como los baches y el mantenimiento, «una de las grandes carencias de la Diputación en las vías secundarias, sin limpiar y con manchas de aceite cada dos por tres».

Juventud y falta de pericia

El director del Real Automóvil Club Vasco Navarro, Eduardo Martínez, también pide mejorar el estado de las calzadas, pero pone el hincapié en la formación. «La moto no es una bicicleta, y su uso se ha disparado en los últimos años», advierte. En 2005 circulaban por Bizkaia 47.317 frente a las 71.161 del año pasado (incluidos ciclomotores). «Los conductores deben prepararse más, no basta con tener el carné de coche si nunca has cogido una moto, por mucho que sea de menos de 125 centímetros cúbicos», remarca. Porque, a su juicio, la falta de pericia está detrás de muchos siniestros.

«Este vehículo no es una bicicleta y su uso se ha disparado en los últimos años» Eduardo Martínez.Director del RACVN

Así lo corrobora el presidente de la DYA, Fernando Izagirre. Y lo remarca con datos: «El mayor número de accidentes con moto se producen en los dos primeros años de conducción. Es más, los jóvenes de 25 a 30 años concentran el 15% de toda la siniestralidad».

Izagirre insiste en que sobre las dos ruedas una ropa adecuada es más imprescindible si cabe. «El motero es su propia carrocería». Y también lo documenta. Las dos ruedas tienen menos accidentes, «un 8% frente al 19% de los coches, más de la mitad», pero las consecuencias son mucho peores. «El 72% de los casos se saldan con lesiones, por el 11,5% de los de autos», remata.

Luis Murguía, asesor en Movilidad y Seguridad Vial, se suma al clamor para exigir mayor concienciación «y respeto». «Entre los conductores de cuatro ruedas, que deben aprender a compartir el vial con los de dos, y también entre los propios motoristas, para los que su prioridad está clara: lo que tienen entre manos es su vida y deben poner todo de su parte para protegerla», sentencia.

En su contexto

71.161
motos había censadas en Bizkaia el año pasado, incluidos los ciclomotores, lo que supone un 33% más que en 2005. Destaca el aumento de las de gran cilindrada: son ya tres de cada cuatro frente a la mitad de hace 12 años.
'Objetivo 0' muertes.
El País Vasco registró el año pasado 39 muertos en carretera, siete motoristas. Tráfico ve factible aspirar al 'Objetivo 0' muertes.
Mayoría hombres.
Según datos de Tráfico del Gobierno vasco, sólo fallece una mujer motorista por cada por cada diez varones.

Más información

Temas

Moto

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos