«El aeropuerto de Bilbao no se va a saturar aunque sigamos creciendo al 8%»

La directora del aeropuerto, Cristina Echeverría, posa en la plataforma del aeropuerto, que en 2017 ha rozado la barrera de los cinco millones de clientes./Jordi Alemany
La directora del aeropuerto, Cristina Echeverría, posa en la plataforma del aeropuerto, que en 2017 ha rozado la barrera de los cinco millones de clientes. / Jordi Alemany

Afirma que las reformas que se ejecutarán antes de 2021 y el «bocado» que le dará el AVE permitirán a 'La Paloma' seguir dando «un servicio de calidad»

Josu García
JOSU GARCÍA

El aeropuerto de Bilbao acaba de cerrar un año excepcional, con un nuevo récord: 4.973.712 pasajeros, a tan sólo a 26.000 viajeros de alcanzar la barrera de los 5 millones. Cuando en 2013 Cristina Echeverría (Allo, Navarra, 1967) se puso al frente de 'La Paloma', el aeródromo luchaba por salir de la crisis (cerró aquel ejercicio con 3,8 millones de viajeros). Hoy el escenario es completamente distinto y las perspectivas para este 2018 son también extraordinarias. Loiu prevé crecer de nuevo y aprovechar un año que estará cargado de eventos internacionales de gran proyección para Bizkaia.

– ¿Qué le pidió a los Reyes Magos?

– Seguir creciendo. Tener cada día pasajeros más satisfechos y contribuir a aumentar la riqueza del entorno.

–¿Y se lo han traído?

– (Se ríe) Ya veremos.

– Pues las perspectivas son muy buenas para este año que acaba de comenzar. La aerolínea líder en 'La Paloma' (Vueling) ha anunciado un aumento en su oferta de asientos del 20%.

– Creemos que seguirá la tendencia de crecimiento que llevamos desde 2014. Las expectativas son muy buenas. En 2017 avanzamos al 8%.

– Se han anunciado nuevas rutas a Palermo, Viena, Malta o Jerez y acaba de arrancar Granada. ¿Habrá más novedades el año que viene?

– Por ahora no, pero las compañías suelen animarse de cara al verano. Aún es pronto. Habrá sorpresas agradables, seguro. Vamos a rozar, por primera vez, los 50 destinos.

Y además...

– Casi 5 millones de usuarios. A Santiago Calatrava le pidieron que diseñara una terminal para ese límite de viajeros. ¿No corre Loiu el riesgo de morir de éxito?

– No, no se va a saturar, aunque sigamos creciendo al 8%. Vamos a ir ajustando el espacio a la demanda.

– Ya, pero por la mañana, a primerísima hora, hay muchísimos vuelos. Y el tráfico sigue creciendo.

– A ver, hay que tener en cuenta varios aspectos. El año pasado movimos casi 5 millones de usuarios y ofrecimos un servicio de calidad. Este aeropuerto ya no es el que se inauguró hace 17 años. Hemos hecho actuaciones importantes en subsistemas, y añadido más puertas de embarque y mostradores de facturación. Ahora hemos cambiado los filtros, una reforma de la que estamos muy satisfechos porque añade una línea más de paso y, además, hace que todo esté más ordenado.

2.000 metros más

– Pero a primera hora hay colas.

– Nunca nos hemos visto obligados a abrir todos los filtros a la vez. En el 95% de los casos, las esperas son inferiores a los 10 minutos y eso son tiempos muy buenos, en comparación con la mayoría de los aeropuertos de Europa.

– Bizkaia se juega mucho. Las autoridades locales han mostrado alguna vez su preocupación porque 'La Paloma' se llegue a saturar si no se actúa rápido.

– Atravesamos un momento curioso y crucial. Estamos redactando el proyecto para el bloque técnico, que permitirá ganar mucho sitio en la terminal. Las obras se licitarán este año y todo el plan, con el traslado de los empleados incluido, estará listo en 2021. De esta forma ganaremos 2.000 metros cuadrados de superficie. Y hay que tener en cuenta otros factores. Nosotros sí lo hacemos. El AVE nos va a quitar un buen bocado de pasajeros en la ruta a Madrid.

– Estamos hablando de 2023, como mínimo.

– Eso dicen las últimas noticias. Pero la alta velocidad está más cerca y sería temerario no tenerlo en la agenda. Es un ejercicio de responsabilidad hacerlo. Y, como le decía, hay otros aspectos en los que fijarse. El tránsito por la terminal es hoy mucho más fluido que antes. Ya no se necesitan tantos mostradores de facturación. Viajamos de manera diferente:llegamos ya con la tarjeta de embarque y sólo uno de cada cinco usuarios factura equipaje. Eso era impensable hace 17 años. Y esto sigue en constante evolución. Hay que estar tranquilos, vamos a seguir dando un muy buen servicio.

– En el puente de la Inmaculada, hubo un momento en el que sólo quedaban 20 parcelas libres en el parking.

– Estamos barajando distintas alternativas para generar más plazas de estacionamiento. Por ahora no tenemos cerrada qué actuación concreta se va a ejecutar, pero vamos a trabajar en ello en los próximos meses.

– Al venir a esta entrevista había una zona en la terminal acordonada por goteras. El proyecto para acabar con las humedades se ha retrasado. ¿Cuándo acabarán las obras?

– Al levantar la cubierta nos dimos cuenta de que no estaba como esperábamos. Están trabajando todos los días que el tiempo acompaña y estará lista en este 2018. Con lo que se hizo en la primera fase, el problema se ha minimizado. Se ha reducido a algo simbólico. La sustitución del tejado acabará definitivamente con este problema.

«Estamos abiertos a todo»

– ¿Qué le falta al aeropuerto? ¿Quizá un enlace todo el año con los países nórdicos, después de que se haya anunciado hace unos días la ruta veraniega a Estocolmo?

– Estamos todas las instituciones con el foco puesto ahí, sobre todo desde el mundial de baloncesto, cuando hubo una relación especial con Finlandia. Hay que seguir trabajando. Mire Viena, era un anhelo que hemos logrado tras mucha cocina. Nos queremos conectar con todos. No tenemos que olvidarnos de mercados más cercanos, como Francia, por ejemplo. También están las repúblicas bálticas. No desdeñamos nada. Estamos abiertos a todo.

– Un Starbucks, una tienda gourmet con jamones colgando, un restaurante con la firma del bilbaíno Ricardo Pérez y, en breve, una óptica. Han revolucionado el área comercial y de restauración.¿Perciben que los cambios han tenido una buena acogida?

– Estamos contentos. Las encuestas que hacemos entre los pasajeros indican que la percepción ha mejorado. La mezcla de marcas internacionales y reconocibles con las locales parece muy acertada.

– Lleva cuatro años aquí. ¿Se siente a gusto en esta tierra?

– Sí, la verdad es que mucho. Mi familia se ha integrado muy bien. Esta sociedad es acogedora y tiene mucho que ofrecer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos