PNV y PSE acuerdan in extremis un gobierno de continuidad en Bilbao

Aburto y Gil se saludan en un acto. /E. C.
Aburto y Gil se saludan en un acto. / E. C.

Tras días de negociaciones y horas antes de la constitución del Ayuntamiento ambos partidos optan por la continuidad

Luis López
LUIS LÓPEZ

PNV y PSE lograron, al fin, sellar las bases de un pacto para configurar el gobierno de Bilbao durante los próximos cuatro años. Ocurrió ayer por la tarde, después de varios días de negociaciones y cuando ya se daba por hecho que el acuerdo no iba a llegar antes de la constitución del Ayuntamiento, que tendrá lugar esta mañana. Según fuentes oficiales de la negociación, el pacto garantizará la estabilidad y gobernabilidad de la ciudad ya que entre ambas formaciones suman 19 concejales (14 jeltzales y 5 socialistas) de un total de 29.

Además, habrá continuidad. Desde 2015 ambos partidos comparten un ejecutivo conjunto en el que los nacionalistas gestionan 12 áreas y los socialistas, 3. Los mismos medios apuntan que la idea es mantener las líneas generales, un esquema similar, aunque hay flecos por atar. Por eso, la firma oficial se producirá esta misma mañana, antes del pleno en el que se constituirá el Ayuntamiento y que arrancará a las 11 de la mañana.

Entonces, Juan Mari Aburto se convertirá en el alcalde bilbaíno con más respaldos de la democracia al contar con los votos a favor de 19 corporativos. En el mismo acto se conocerá la estructura del futuro gobierno. Un escenario que aporta tranquilidad desde el primer momento del mandato y que resulta más cómodo para ambas partes del que hasta ahora se temían: nombrar hoy alcalde a Aburto y dejar pendiente la estructuración del gobierno, a expensas de negociaciones durante las próximas dos semanas.

Equilibrios

En todo caso, el acuerdo estaba cantado porque se enmarca en el entendimiento PNV-PSE a nivel autonómico para garantizar la gobernabilidad en las administraciones locales vascas. Según fuentes presentes en la negociación, durante los primeros días ambas partes trataron de sentar las líneas generales de gobierno. Hacia dónde va Bilbao. Ahora, lo que queda pendiente es el detalle de la composición del equipo porque, aunque desde los partidos apuestan por la continuidad, habrá que encajar la concejalía de Mujer, una de las promesas electorales de Juan Mari Aburto, y al mismo tiempo mantener los equilibrios.

Unos equilibrios obligados porque ambas formaciones han mejorado sus resultados en las elecciones municipales del 26-M. De hecho, el crecimiento de los socialistas les sitúa como segundo partido en la ciudad, desbancando a EH Bildu. Así, los partidos de gobierno serán también los más votados.