Doce grados menos de golpe

Una familia trata de resguardarse de la galerna bajo sus paraguas./Luis Ángel Gómez
Una familia trata de resguardarse de la galerna bajo sus paraguas. / Luis Ángel Gómez

La galerna provocó ayer un desplome de las temperaturas en el Gran Bilbao, además de un aguacero agravado por rachas de viento de hasta 86 kilómetros por hora

Silvia Cantera
SILVIA CANTERA

Quienes echaron una siesta ayer por la tarde se encontraron con dos escenarios totalmente distintos al acostarse y al volver a abrir los ojos. De una mañana cálida aunque gris, Euskadi pasó de forma brusca a un fuerte descenso de las temperaturas, abundantes precipitaciones y potentes rachas de viento, sobre todo en el litoral. De una primavera un tanto sofocante a casi una jornada invernal.

Las previsiones estaban en lo cierto. La galerna se hizo notar en Euskadi por la tarde. Y con fuerza. En la costa vizcaína, concretamente en Punta Galea, se registraron rachas de viento de hasta 86 kilómetros por hora, acompañadas de un brusco descenso de las temperaturas. A las 13.40, Bilbao registraba 27,1 grados, según las mediciones de Euskalmet. Justo sesenta minutos más tarde, el mercurio cayó a 16,3 grados y, a las tres de la tarde, se quedó en 15,1. Es decir, doce grados menos en menos de hora y media. El Departamento de Seguridad del Gobierno vasco había activado un aviso amarillo por riesgo de galerna y otro por precipitaciones intensas, ambos desactivados anoche.

«Incertidumbre» en el tiempo

En Bermeo y Arteaga el viento arreció, y las tormentas se extendieron por Bizkaia y Álava. En algunas localidades las precipitaciones fueron en forma de granizo. Y en la zona de Cerroja, en Carranza, se registraron 20,9 litros por metro cuadrado en una hora.

En Bilbao, las rachas del noroeste alcanzaron los 65 kilómetros por hora. Euskalmet publicó un registro a las cinco de la tarde para mostrar que en Areta cayeron 8,1 litros por metro cuadrado. En Bizkaia, la peor parte se la llevó Orduña, con 7,2 litros, y en Abusu, en el barrio bilbaíno de La Peña, las precipitaciones alcanzaron los 5,7.

Y los giros meteorológicos no parece que abandonarán ni Bizkaia ni el resto de Euskadi. Euskalmet advirtió ayer que «la incertidumbre» será la tónica general «a partir del jueves» cuando llegue una bolsa de aire frío en altura. En función de la trayectoria que adopte a su paso por la Península, puede provocar un tiempo inestable, húmedo y muy nuboso, con descenso de temperaturas, o una menor inestabilidad .

Más información