Aburto y la oposición, incapaces de entenderse

Aburto, en el centro, durante el pleno de este viernes./FERNANDO GÓMEZ
Aburto, en el centro, durante el pleno de este viernes. / FERNANDO GÓMEZ

«Ojo con las críticas, no vaya a a ser que por dar una patada en el culo al alcalde, se la estén dando a los vecinos de Bilbao», advirtió el alcalde

Luis López
LUIS LÓPEZ

«¿Están dispuestos a que podamos trabajar juntos para atender las necesidades de los bibaínos y bilbaínas?». La pregunta del alcalde a los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Bilbao casi sonó más a reproche que a pregunta. Juan Mari Aburto arrancó y finalizó su discurso en el pleno de esta mañana sobre el estado de la villa pidiendo paz política y entendimiento a una oposición que en los últimos tiempos cada vez está más alejada y es más crítica con el primer edil. Pero, acabado el debate, no cambió nada. Bueno, en realidad sí: la brecha que separa al primer edil -y el equipo de gobierno- de la oposición parece haberse ensanchado.

Aburto comenzó avanzando que hoy no tocan debates preelectorales y agresividad. «Este alcalde no está de campaña», proclamó, muy consciente de que estamos en curso electoral, circunstancia que siempre lo condiciona todo. Y advirtió a la oposición: «Ojo con las críticas, con buscar titulares de prensa que, por dar una patada en el culo al alcalde, se la estén dando a los vecinos y vecinas de Bilbao», advirtió en una asimilación que hizo fruncir ceños en la parte derecha de la sala. «La ciudadanía pide respeto y vernos trabajar juntos». Eso sí, de no ser posible, «no nos quedaría otra» que seguir trabajando únicamente con su socio de gobierno, el PSE.

Parece que así va a tener que ser. Porque Samir Lahdou, de Goazen, le tildó de «mero gestor sin imaginación ni compromiso», Carmen Muñoz, de Udalberri, le acusó de hacer un «ejercicio de funambulismo ideológico y escapismo conceptual»; Luis Eguiluz, del PP, señaló que había apartado del equipo de gobierno, «soltando lastre», a «aquellos que habían de puente con los partidos de la oposición; y Aitziber Ibaibarriaga, de EH Bildu, le espetó que «todavía no ha entendido cómo se trabaja en el Ayuntamiento de Bilbao y por ello ni su discurso ni sus ofertas de diálogo son creíbles». Una avalancha de críticas que fue afeada por el socialista Alfonso Gil, a quien le pareció injusta la «acidez personalizada» de la que tiraron las formaciones opositoras. La portavoz del PNV, Nekane Alonso, ejerció de oposición a la oposición con sus mismas armas y les criticó por dar «argumentos vacíos», «ir al titular sencillo» y «esconderse» cuando toca buscar soluciones para Bilbao. «Los ciudadanos se decantarán por quienes estamos en el sí a Bilbao, y a otros los castigarán». Inmediatamente después apuntó que «algunos están pensando en mayo, nosotros no».

Autocrítica

Aburto se mostró dolido en lo personal con las intervenciones de los grupos. «Ustedes han venido hoy a criticar, a buscar diferencias, a mostrar una realidad de Bilbao deprimente. Me hubiera gustado oír proyectos», les dijo. Y, portavoz a portavoz, les fue afeando su conducta y mostrando su decepción por la distancia que separa su comportamiento en el ámbito personal y la dureza de sus intervenciones públicas.

En cuanto a cuestiones de fondo, el primer edil hizo cierta autocrítica por no haber podido evitar acontecimientos terribles como los crímenes de finales del año pasado y principios de este, o los ataques machistas, su valoración global es que «Bilbao está bien, tiene buena salud, y más si nos comparamos con otros municipios de nuestro entorno». Como asignatura pendiente, los 25.000 parados de la ciudad («6.000 menos que al comienzo del mandato» y una precariedad en el empleo que se busca atajar. «El crecimiento económico es nuestra máxima prioridad».

El alcalde hizo un repaso por áreas sobre los logros alcanzados y lo que que en esta recta final del mandato se va a iniciar. Se felicitó por los acuerdos alcanzados en materias como la Seguridad, y lamentó no haber logrado el entendimiento con la oposición en el pacto Social o por los Barrios.

628 actuaciones

De cara al futuro, avanzó que «vamos a poner en marcha el 100% del plan de gobierno» en los próximos meses. Ya son 628 las actuaciones a desarrollar, 35 más que al arranque del mandato. Aburto hizo un recorrido departamento a departamento sobre lo que se ha hecho en los últimos tiempos, y lo que se va a hacer de aquí al próximo mes de mayo: aumento de efectivos de la policía municipal, el centro de emprendimiento con la Diputación de Bizkaia, la celebración en Bilbao de los Premios Feroz, impulsar Zorrozaurre, culminar la obra de Termibus, avanzar en el soterramiento de las vías, finalización del polideportivo de San Mamés... En materia de seguridad incidió en que «quien la hace, la paga», en relación a la batalla que el Ayuntamiento quiere librar, sobre todo, contra los agresores machistas.

Pero, sobre todo, Aburto mostró en varios momentos su ánimo de tender puentes con la oposición, invitándolos a sumarse a su proyecto. «No es tiempo de poner palos en las ruedas», les había lanzado el principio. Tres horas después, la brecha que separa al alcalde del resto de grupos no había hecho más que engordar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos