Aburto abre el debate para penalizar el uso del coche en Bilbao

Tráfico en la calle Iparragirre de Bilbao./Jordi Alemany
Tráfico en la calle Iparragirre de Bilbao. / Jordi Alemany

Apela a la necesidad de establecer los «incentivos positivos y negativos necesarios para ordenar la movilidad» en el congreso internacional que se celebra en el Euskalduna

Luis López
LUIS LÓPEZ

En el congreso de movilidad urbana sostenible que ha arrancado este miércoles en Bilbao, el SUM, la mayoría de los ponentes alabó la situación en la que se encuentra la ciudad. Sobre todo, por la red de transporte público que se lo pone fácil a la gente para moverse de forma respetuosa con el medio ambiente. Sin embargo, también se mencionó en muchas ocasiones que hace falta un cambio de hábitos. Un nuevo modelo de movilidad. Lograr que haya menos coches. El debate no es nuevo, y ya en esta legislatura ha habido cierta polémica entre los dos partidos que sustentan el Gobierno municipal (PNV y PSE) a cuenta de la posibilidad de establecer o no peajes para entrar en la ciudad en ciertas circunstancias.

La cuestión es que, una vez que ya existe una red de transporte público eficiente, es el momento de pasar al ataque con el vehículo privado. Al menos, eso dicen los expertos. Pero hace falta valor y liderazgo político para ello, porque no es popular meterse con el vehículo privado. Seguramente por eso el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, lo dejó caer con mucha discreción. Como para abrir un debate que tiene mucho recorrido. En concreto, lo que dijo el primer edil durante la presentación del SUM fue que «deberemos seguir generando la normativa y los incentivos positivos o negativos necesarios para ordenar la movilidad». ¿Y qué son incentivos negativos? Pues todos esos que penalizan el uso del vehículo privado. Pero no quiso pasar de ahí.

El foro para hablar de todo esto era el idóneo porque hoy y mañana estarán en Bilbao decenas de expertos de los cinco continentes debatiendo sobre el cambio climático, las emisiones de gases de efecto invernadero, la sostenibilidad y el transporte urbano. Ante este auditorio, el lehendakari, Iñigo Urkullu, aprovechó para reclamar al Gobierno central que no se olvide de la alta velocidad ferroviaria. «Que las incertidumbres políticas no traigan retrasos» a una obra que considera fundamental, dijo. Lo hizo frente al secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, quien reivindicó «un nuevo modelo de ciudad» y una planificación «más humanista».

Durante el SUM no solo se hablará de nuevos medios de transporte, y de las conexiones entre ellos, sino también de una de las claves vitales para reducir la emisión de gases contaminantes: los nuevos combustibles. En este asunto tienen mucho que decir las firmas energéticas, y el presidente de Petronor, Emiliano López, recordó algo esencial: «El futuro lo construimos desde el presente». Y abogó porque se combine la reducción de la huella de carbono con el crecimiento económico. Porque ambos asuntos son complementarios. Frente a la «retórica» y las «respuestas simplistas», la solución para el planeta llegará mediante estrategias globales, en las que es necesario el «liderazgo europeo».