60 preguntas «sobre casi todo» para aspirar a un trabajo en el Ayuntamiento de Bilbao

Los candidatos acceden a su sitio en el pabellón 3 del BEC de Barakaldo. /FERNANDO GÓMEZ
Los candidatos acceden a su sitio en el pabellón 3 del BEC de Barakaldo. / FERNANDO GÓMEZ

Más de 7.300 personas abarrotan el BEC para acceder a la bolsa de empleo en los puestos de administrativo, subalterno u oficial de oficios

XABIER GARMENDIABarakaldo

Suben las escaleras mecánicas del BEC con los apuntes bajo el brazo y recitando de carrerilla algunos de los puntos más complicados del temario, que incluye todo tipo de conocimientos administrativos. Y cuando llegan al pabellón 3 del inmenso edificio, los nervios están tan a flor de piel que algunos son incapaces de encontrar el DNI y el bolígrafo. La intranquilidad no es para menos, ya que se enfrentan a otras 7.300 personas en la carrera por entrar en las bolsas de trabajo del Ayuntamiento de Bilbao para los puestos de administrativo, subalterno u oficial de oficios.

Los exámenes para las tres categorías se celebran este jueves en Barakaldo y generan estampas multitudinarias con centenares de personas desfilando de aquí para allá por el largo pasillo tras el hall del BEC. Algunos van en grupo, resolviendo dudas entre ellos o complicándolas aún más, y otros prefieren ir en solitario para dar ese último repaso que puede salvar un punto en el examen. En total, 50 preguntas más otras diez de reserva para seleccionar a los mejores aspirantes en caso de que haya que cubrir vacantes por bajas, excedencias y jubilaciones.

Naia Romero, Bilbao «También me presentaré a las oposiciones cuando se convoquen»

La de este jueves es una prueba para acceder a la bolsa de trabajo del Consistorio, pero aspirantes como la bilbaína Naia Romero volverán a probar suerte para optar a una plaza fija cuando se convoquen las oposiciones: «Por el momento es lo que hay, pero en un futuro hay que buscar algo más de seguridad. Si al final me saco la plaza, podré estar mucho más tranquila».

José Luis de Lorenzo, Bilbao «Para este examen hay que saber prácticamente de todo»

«No te pienses que esto es una tontería, ¿eh?». José Luis de Lorenzo responde así cuando se le pregunta por los contenidos del temario para la prueba. «La Constitución, el Estatuto de Gernika, las funciones que tiene el Ayuntamiento y el alcalde... ¡Hasta saber cuál es el distrito número 3 de Bilbao! ¿Quién conoce eso? Aquí hay que saber prácticamente de todo», afirma.

María Landaida, Basauri «Me he sacado el título de euskera justo justo para poder presentarme»

María lleva años encadenando trabajos como dependienta en varias tiendas de ropa de Bizkaia y ve la prueba como «una oportunidad» para cambiar su rumbo laboral. En todo caso, antes de poder presentarse ha tenido que hacerse con el perfil lingüístico 2 de euskera, un requisito necesario para todos los aspirantes. Tras varios cursos en el euskaltegi, reconoce haberse sacado el título «en el último momento... y con un poco de potra». Eso sí, ahora «el diploma ya no me lo quita nadie», se congratula.

Joseba Santamaría, Santurtzi «Vengo sin estudiar mucho, pero si cae, cae»

Este joven santurtziarra se ha presentado a la prueba «casi obligado» por su madre y admitía no ir muy bien preparado como para sacar buena nota. «No le he puesto mucho empeño, la verdad, y viendo toda la gente que se presenta no tengo muchas esperanzas», decía. Joseba lo fía prácticamente todo al modelo de examen: «Es un test, así que se puede dar el milagro; lo malo es que las respuestas fallidas te quitan 0,33 puntos, así que en algunas es mejor no jugársela», pronosticaba.

Maitane Irazabal, Bilbao «Hace veinte años que no hago un examen, ¡qué recuerdos!»

Maitane confiesa haber sido siempre «una estudiante aplicada y responsable», pero ya casi no se acuerda de lo que supone enfrentarse a un test como este. «Hace veinte años que no hago un examen, así que estoy aún más nerviosa que otros. Pero todo esto me trae muy buenos recuerdos», decía. En su caso, presume de tener un buen nivel de ofimática, aunque reconoce que «hay gente más joven que seguro que en eso me da mil vueltas».