El Correo

La estación definitiva de Termibus comenzará a construirse este verano

  • Costará 22 millones, estar conectada al metro y al tren, incluirá un edificio con hotel y residencia de estudiantes, zonas comerciales y deportivas

Las obras para construir la futura y definitiva estación de autobuses en Garellano empezarán en agosto. Los trabajos se prolongarán 18 meses y tendrán un presupuesto de 22 millones de euros. Tendrá coste cero para el Ayuntamiento de Bilbao a cambio de la cesión de la parcela y de la explotación durante 40 años de la propia estación y de las dos plantas de aparcamiento que tendrá debajo con capacidad para más de 500 coches. El proyecto se complementará con un edifico en forma de L que incluirá zonas comerciales en su primera planta, albergará un gimnasio, y arriba un hotel y una residencia de estudiantes.

«Estamos ante un proyecto extraordinariamente complejo pero extraordinariamente ilusionante», ha subrayado el alcalde, Juan María Aburto, en su presentación pública. El mandatario local pidió un último período de paciencia a los residentes en la zona, ya muy molestos con los ruidos y problemas de humo que genera la Termibus provisional, y se ha comprometido a garantizar que los trabajos se desarrollen de la forma «más llevadera posible e iremos dando respuesta adecuada a todas las situaciones que nos planteen».

La importancia del proyecto, a su juicio, lo merece. Según ha explicado el concejal de Obras, Servicios, Rehabilitación Urbana y Espacio Público, Ricardo Barkala, se habilitarán cuatro plantas subterráneas en la que la estación de autobuses propiamente dicha estará en la segunda y tendrá 30 dársenas. «Serán más que en la antigua y más eficientes ya que gracias al nuevo sistema de reasignación automática de dársenas libres se conseguirá ganar un 30% de eficiencia».

En la planta superior se ubicarán todos los servicios de la estación, desde las taquillas, al bar, las consignas, zonas comerciales y un espacio de uso logístico tanto para Termibus como para los edificios que se situarán encima. Aunque quizá lo más lllamativo será la zona de espera acristalada desde la que se podrán observar todas las dársenas y tanto usuarios como familiares podrán ver perfectamente el punto exacto de llegada o salida de los autobuses.

Otro detalle importante de la nueva Termibus es que los autocares dejarán de pasar por las calles Luis Briñas y Pérez Galdos. «Se van a habilitar accesos soterrados tanto de entrada como de salida desde la calle Gurrtubay», ha señalado Barkala. De hecho, con motivo de las obras se cerrará al tráfico Pérez Galdós, que una vez finalizada la estación pasará a ser peatonal. Por el mismo motivo los trabajos obligarán a eliminar temporalmente dos de los cuatro carriles de Luis Briñas, que una vez reordenada la zona se quedará sólo con tres viales.

Juan María Aburto ha destacado también los beneficios que proporcionará a los residentes el proyecto, ya que se generará en la superficie una plaza de 12.500 metros cuadrados, que será dotada con todo tipo de equipamientos. Además ha remarcado que la estación de autobuses estará conectada con el metro y el tren y permitirá conectar Bilbao «con Euskadi y con el mundo». Barkala ha precisado que la previsión municipal es que el proyecto constructivo se pueda adjudicar en la junta de gobierno del 2 de julio «de modo que tras el periodo de alegaciones las máquinas puedan estar trabajando en agosto».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate