La Ertzaintza prohíbe ahora a sus agentes llevar armas largas en el metro de Bilbao

Un agente con una escopeta, ayer en el metro de Bilbao./
Un agente con una escopeta, ayer en el metro de Bilbao.

La jefatura territorial da por sorpresa una orden a los policías de la capital vizcaína, que habían empezado a patrullar con escopetas en el suburbano por la alerta contra el terrorismo yihadista

ÓSCAR B. DE OTÁLORA

La consejería de Seguridad ha comunicado por sorpresa a los agentes de la comisaría de la Ertzaintza en Bilbao que queda terminantemente prohibido patrullar en el interior del metro de la capital vizcaína. La orden, de la que no han dado explicaciones los mandos, se produce después de que ayer mismo, varios agentes se desplazasen en uno de los vagones del suburbano portando las escopetas reglamentarias. Según señalaron los portavoces de la Ertzaintza, los agentes realizaron este tipo de patrulla en cumplimiento de las directrices que emanan del hecho de que España se encuentra en el nivel 4 de alerta antiterrorista, que considera «alto el riesgo» de que se produzca un atentado. El Departamento de Seguridad no ha dado ninguna explicación sobre este repentino cambio de postura.

El uso de armas largas por parte de agentes de la policía en patrullas ciudadanas es una de las cuestiones que se está imponiendo en Europa a consecuencia de la amenaza islamista. En principio, se trata de dotar a los funcionarios de una mayor capacidad de respuesta ante ataques en los que ya se han usado armas de guerra o en los que los terroristas están dispuestos a cometer una acción suicida y no temen perder la vida.

Intervención rápida

En el caso de la Ertzaintza, a finales del año pasado se creó una unidad especial denominada Patrulla de Intervención Rápida mediante la que se pretendía disponer de una fuerza de reacción que fuese capaz de actuar en cuestión de minutos ante ataques como atracos, tomas de rehenes o atentados terroristas. Precisamente, cuando la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, presentó en el Parlamento su proyecto de legislatura se refirió a este grupo especial como uno de los avances de su gestión.

La decisión de prohibir el uso de las armas largas en el interior del metro se produce en un momento de fuerte tensión en el seno de la Ertzaintza ante las decisiones de la Consejería de comenzar a retirar medidas de protección en las comisarías al entender que son una medida que aleja a los agentes de la ciudadanía. Por el momento se ha retirado el muro que protegía la comisaría de Ondarroa y se han comenzado a eliminar las mamparas blindadas que protegían a los agentes en el interior de los centros policiales. El sindicato mayoritario de la Ertzaintza, Erne, ha asegurado que tanto estas decisiones como la de limitar el uso de armas a los policías vascos «es una gran irresponsabilidad» que solo revela «la obsesión por la imagen en la que vive la Consejería de Seguridad». «No es comprensible que todas las Policías de Europa estén utilizando armas largas para proteger centros vitales y poder salvar vidas humanas y en Euskadi se haya prohibido portarlas a los agentes», señaló uno de sus portavoces.