Bilbao organiza visitas a los murales artísticos pintados en las fachadas

Mural de arte urbano firmado por Velvet y Zoer en el lateral de un edificio de Bilbao La Vieja./
Mural de arte urbano firmado por Velvet y Zoer en el lateral de un edificio de Bilbao La Vieja.

El programa, que durará desde el 5 de diciembre hasta el 28 de enero, será gratuito y permitirá conocer el desarrollo de las obras que decoran edificios de Bilbao La Vieja, San Francisco y Zabala

EFEbilbao

El Ayuntamiento de Bilbao organizará a partir del 5 de diciembre visitas a la veintena de murales artísticos pintados en las fachadas de Bilbao La Vieja, San Francisco y Zabala, sobre las que ha editado un catálogo. El programa de visitas guiadas durará hasta el día 28 de enero, será gratuito y permitirá conocer anécdotas sobre los artistas y el desarrollo de las obras.

Entre las obras incluidas en el catálogo y que se podrán visitar están los trabajos de los franceses Zoer y Velvet en Miribilla 7, o los discursos de abstracción geométrica del brasileño Erb Mon (en Arechaga 10) y del bilbaíno Fermín Moreno (en Cortes 19).

Dentro del mundo de la ilustración, se pueden contemplar obras como la de Jeremías Pau Toledo, en Gimnasio 7, o la de la barcelonesa Ruth Juan en Laguna 3. El mural hiperrealista de las bolas de caramelo, en Urazurrutia, 9, obra del bilbaíno José Ramón Bañales, también será parte de la muestra.

La concejala Nekane Alonso, el concejal Xabier Ochandiano y Sergio García, galerista y especialista en arte urbano, han presentado la iniciativa a la salida del centro de creación artística Bilbao Arte, frente a uno de los murales, obra del artista polaco Michael Gruziecki.

El catálogo, que se podrá adquirir por 10 euros en librerías y en la galería 'SC Gallery + Art Management', incluirá un mapa con los puntos en los que están situadas las obras. «Queremos que la gente pueda visitar los murales con independencia y por su cuenta. Es una forma de abrir la iniciativa a todo el público», ha explicado García.

Alonso ha destacado la evolución en la percepción de los graffitis. «Hace años eran considerados como arte menor, algo casi vandálico. Hoy es una especialidad reconocida a nivel internacional», ha afirmado. García ha señalado que el barrio se siente «orgulloso de que muchos artistas hayan dejado su impronta aquí, y esto hace que el ciudadano de a pie se pueda acercar al arte paseando por estas calles». Además, ha hecho un llamamiento a respetar las obras y no alterarlas con pintadas, ya que supone un esfuerzo considerable restaurarlas.