Muere Javi Cámara, patriarca de una saga de libreros

Javi Cámara./
Javi Cámara.

Ha fallecido a los 72 años. La librería que lleva su nombre, en la calle Euskalduna, forma parte ya del paisaje cultural y social de la villa

ELCORREO.COM

Javi Cámara, potente eslabón de una estirpe de libreros, falleció ayer en Bilbao a los 72 años. Fue en la madrugada del Día Grande de la Aste Nagusia, fecha señalada para los bilbaínos. Javi lo era de verdad, y de los grandes. Ahora estaría con el pañuelo anudado al cuello. Proviene de una arraigada saga de libreros que puso su primera estantería en la calle San Francisco allá por 1930. Ahora están ubicados en la calle Euskalduna, donde han dejado una huella imborrable. Librería Cámara es un sello, una marca, que ya forma parte del paisaje cultural y social de la villa. Que se lo pregunten a Juan Carlos Eguillor, estos días homenajeado, que era un cliente asiduo de este Parnaso bilbaíno. Y todo gracias a Javi, siempre en la trastienda y en la innovación, en el poco tiempo que le dejaba su trabajo en el Departamento de Informática del BBVA.

Aficionado al monte, a la fotografía y al coleccionismo, Javi tenía una envidiable maqueta de trenes. Las fotografías de sus amigos de la cuadrilla figuraban en las ventanillas de sus queridos vagones. Le faltaban asientos para acomodar a todos. Ahora ha emprendido otro viaje. En la estación de la calle Euskalduna su sobrino Javier mantendrá el banderín levantado y el farol encendido. Y su memoria, imborrable como la de los mejores libros, perdurará en el tiempo. Y en el corazón, que es lo que importa.