El Ayuntamiento de Gernika recupera a su gigante Gargantúa tras 79 años

Basada en las novelas satíricas 'Gargantúa y Pantagruel', tiene su origen como icono festivo en Bilbao y siempre se ha asociado a la tradición popular euskaldun, aunque con los años se ha expandido a ciudades de otras comunidades

CARLOS CIENFUEGOS

Han pasado ya 79 años desde que la Legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria Italiana arrasasen Gernika durante la Guerra Civil. Las llamas consumieron vidas, edificios y personajes singulares. Uno de ellos era Gargantúa, un gigante con forma caricaturesca que se conviritió en un símbolo de la historia de la villa. Ahora, esta popular figura volverá al Consistorio, junto con las tres parejas de gigantes, los cuatro cabezudos y los dos zaldikos que le acompaban.

Basada en las novelas satíricas Gargantúa y Pantagruel, tiene su origen como icono festivo en Bilbao y siempre se ha asociado a la tradición popular euskaldun. Aunque con los años se ha expandido a ciudades de otras comunidades como Zaragoza, Alcalá de Henares, Valladolid o Palencia. Es una de las figuras más destacadas de las fiestas; los niños entran por su boca y salen a través de un tobogán por la parte trasera del gigante.

El taller irunés Hermanos de Gárate ha sido el encargado de su reconstrucción. Lo han realizado con resina de poliéster reforzada con fibra de vidrio y para su ejecución se han empleado el modelado de arcilla y el tallado de bloques de poliestireno expandido. El próximo viernes se presentará de nuevo en sociedad a partir de las 19.30 horas, en un desfile que saldrá de la plaza de los Fueros. El día no es una coincidencia. Pretende recrear el recorrido que se celebró en 1915 de forma «espectacular». Y como antaño, estará junto a sus inseparables compañeros.

Tiene una dimensión de 4,5 metros de longitud desde la punta de la nariz a la rabadilla, y 4 de altura. Su boca se cierra mediante un balancín cada vez que engulle a un niño, al mismo tiempo que se velan sus ojos. En cuanto a su vestimenta, destaca su blusón de color carmesí, el mismo que el del escudo de la villa foral. La figurá se asentará sobre una plataforma rodante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos