Un ertzaina libre de servicio detiene una agresión sexista en la calle Autonomía

Imagen de archivo de varios coches de la Ertzaintza./
Imagen de archivo de varios coches de la Ertzaintza.

El arrestado abofeteó y golpéo a quien es su pareja sentimental desde hace cuatro años para después arrastrarla por el suelo

JUDITH ROMERO

Un agente de la Ertzaintza libre de servicio detuvo una agresión sexista que presenció en la calle Autonomía de Bilbao la noche del pasado domingo. El policía regresaba de las fiestas de San Ignacio cuando fue testigo de cómo un hombre de unos 27 años maltrataba físicamente a su pareja, que además de la misma edad compartía con él su domicilio y su origen latinoamericano. Los hechos tuvieron lugar a las 23.15 horas junto a la entidad bancaria que hace esquina con la calle Carmelo Gil. En el momento en que el agente reparó en la actitud violenta del individuo, este se encontraba con la mano levantada en el aire y se disponía a propinar una bofetada a su compañera sentimental. Este fue el segundo golpe que recibió y el que la desestabilizó y la tiró al suelo, donde su agresor la arrastró varios metros sujeta de un brazo.

Los gritos de la mujer, que le rogaba que no la pegara ya que estaban «al lado de casa», alertaron a varios curiosos, que observaron el episodio sin involucrarse. Fue entonces cuando el policía se fijó en que un objeto metálico brillaba en las manos del arrestado. Aunque en un principio pensó que podría tratarse de una navaja, resultaron ser las llaves de su lugar de residencia. Instantes después se avalanzó sobre el agresor por la espalda con el objetivo de reducirlo y manterlo inmóvil hasta la llegada de dos patrullas de la Ertzaintza.

Una de las amistades del miembro de la Policía autonómica alertó de la situación al teléfono de emergencias 112. Una patrulla uniformada y otra de paisano se personaron en Autonomía y, al tratarse de un delito de violencia de género presenciado por un agente, se procedió a la detención del hombre de manera inmediata. La víctima, que mantenía una relación estable con su pareja desde hace cuatro años, trató de tomarle fotografías mientras este continuaba esposado en el suelo, pero los miembros del cuerpo policial se lo impidieron. Más tarde, la mujer confesó que no era la primera vez que recibía malos tratos por parte del detenido.

Se actuará de oficio

Además de dejar rastro en una de sus mejillas, los golpes recibidos y el haber sido arrastrada por el pavimiento le ocasionaron heridas leves en uno de los brazos y en ambas rodillas. Se aconsejó a la joven presentar un parte de lesiones para poder interponer una demanda con posterioridad, pero el hecho de que un agente estuviera presente en el momento de la agresión permitirá que se actué de oficio contra el maltratador, independientemente de la decisión que tome la afectada.

Este suceso se suma a la larga lista de ataques hacia mujeres que salpica el territorio vizcaíno desde hace unas semanas. El último se registró en Basauri la noche del lunes, cuando un hombre se presentó en casa de una conocida y esta se negó a mantener relaciones sexuales con él.

 

Fotos

Vídeos