¿Te has apuntado a la Spartan Race de Bilbao? Esto es lo que te espera

Imágenes de la Spartan Beast de Barcelona 2014./
Imágenes de la Spartan Beast de Barcelona 2014.

Este sábado se celebra en Artxanda la carrera de obstáculos más dura del mundo. 4.000 valientes acudirán listos para dejarse la piel en una experiencia que ninguno de ellos olvidará

JON GARAY

La espera ha terminado. Los largos meses de entrenamiento tocan a su fin. Las horas de gimnasio y las carreras por el monte se han terminado. Llega el momento de ver si estás realmente preparado para la Spartan Race, la conocida como carrera de obstáculos más dura del mundo. Hay otras, cada vez más, pero esta es la más renombrada. Es la de los espartanos (si quieres saber cómo eran en realidad, pincha aquí). Y llega este sábado a Bilbao con Artxanda como escaparate para conocer tus límites. ¿Estás preparado?

Participar en una Spartan exige equilibrio. No se trata solo de ser un as del gimnasio, de hacer infinidad de dominadas o levantar toneladas en press de banca. Sí, hay que tener fuerza, la necesaria para llevar troncos o sacos de arena, para arrastrar neumáticos de tractor o para trepar por una cuerda. Todo eso lo tendrás que hacer el sábado, como también lanzar una jabalina o salir de algún lodazal en el que el barro te llegue a las rodillas. Pero también hay que correr. Mucho. Y por el monte, que no es ni mucho menos lo mismo que hacerlo en pista o en asfalto. Y lo tendrás que hacer, como queda dicho, embarrado y con no pocas heridas tras tener que arrastrarte por el suelo evitando el alambre de espino que amenaza si te levantas demasiado. Puede que también con alguna torcedura tras tener que superar muros de más de dos metros de alto. Una mala caída puede convertir una carrera dura en una auténtica tortura.

Por mucho que te cuenten y por muchos vídeos que hayas visto en Youtube, cuando estás en la línea de salida no sabes lo que te vas a encontrar. Puede que conozcas el terreno, pero no los obstáculos, ni para la modalidad de Sprint -5 kilómetros con al menos 15 obstáculos-, ni para la Súper -13 kilómetros y al menos 20-.

La primera edición de esta carrera se celebró en Madrid. Se disputaron las mismas modalidades que en Bilbao. La mayor parte de los obstáculos fueron los altos muros de madera que había que saltar. También hubo que arrastrar neumáticos, arrastrarse por el suelo y trepar por una cuerda con las manos completamente llenas de barro -ayúdate de los nudos, si no es casi imposible-. Esto, apenas a unos metros de la meta, cuando ya las fuerzas flaqueaban. Fue duro, pero nada en comparación con Barcelona.

Es este el único lugar en España donde se organiza la Beast, la versión más dura, con 20 kilómetros y al menos 35 obstáculos. Un verdadero infierno. Principalmente por el terreno. El auditorio Miguel Ríos en Rivas VacíaMadrid no ofrece las mismas posibilidades que Les Comes de Serelols, a hora y media al norte de Barcelona. Aquí es montaña pura y dura con cuestas donde incluso tienes que echar las manos a la pared para poder subirlas. Muchos participantes se veían obligados a bajar las cuestas de espaldas porque se les subían los cuádriceps. También hubo pruebas sorpresa como una de memoria en la que te pedían recordar un número que te habían hecho memorizar durante la prueba.

Las carreras en Bilbao empiezan por la Super a las 9.00 horas con tandas cada 15 minutos de entre 150 y 250 espartanos. La elite lo hará a las 13.00 horas. Estos tardarán unos 65 minutos. El resto, hasta cuatro horas. La versión corta arranca a las 13.30. Los mejores habrán terminado media hora después. De ahí hasta dos horas y media. Este es el reto. Una última cosa: más vale que hayas entrenado los 'burpees'. Te va a hacer falta.

 

Fotos

Vídeos