La estación provisional de Termibus funcionará «pasado el verano» con 20 dársenas

Gráfico: Gonzalo de las Heras/
Gráfico: Gonzalo de las Heras

Ocupará una parcela anexa a la actual estación a la que los autobuses entrarán por Gurtubay y saldrán por Luis Briñas

YOLANDA VEIGA

La estación provisional de autobuses entrará en funcionamiento «después del verano» en la parcela anexa a Termibus. Habrá espacio para 20 dársenas, frente a las 23 actuales, y los autobuses accederán por Gurtubay para salir después por Luis Briñas. El concejal de Obras, Servicios, Rehabilitación Urbana y Espacio Público, Ricardo Barkala, fechó en otoño, sin concretar más, el traslado de la estación, que estará operativa «durante año y medio», hasta la construcción de la intermodal soterrada, que se inaugurará en el primer semestre de 2018. En la estación definitiva tanto el acceso como la salida de los autobuses se producirá por Gurtubay.

más información

La estación provisional ocupará una parcela de Bilbao Ría 2000 y será la que acoja el servicio de autobuses durante todo 2017. A finales de ese año Bilbao Ría 2000 tiene previsto la comercialización de esa parcela, lo que obligaría a desalojar los servicios provisionales. Una fecha muy justa que fue cuestionada por los partidos de la oposición, que también mostraron su preocupación por las afecciones en la calle Gurtubay.

El edil de Obras advirtió que «no se pueden hacer tortillas sin romper huevos» y que el traslado de la estación provisionalmente y la construcción de la definitiva intermodal «generará molestias en el entorno». Cuestionados sobre la elección de Gurtubay para asumir el incremento de tráfico, explicaron que es la zona donde menor impacto tendría.

Respecto a la reducción de dársenas de la estación provisional, que tendrá tres dársenas menos que la actual, los dirigentes municipales explicaron que los autobuses ya no tendrán asignadas zonas concretas sino que se hará una reasignación, de manera que cuando lleguen un autocar aparcará en la dársena que esté libre.

La nueva estación subterránea de Bilbao liberará un espacio de 7.000 metros cuadrados en superficie que se convertirán en una plaza. El proyecto, contempla además, 500 plazas de aparcamiento subterráneo y un edificio de hasta catorce plantas que acogerá una superficie comercial, una residencia de estudiantes, un gimnasio y un hotel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos