Una oleada de robos desborda a la Policía del área metropolitana de Bilbao

Uno de los implicados en el asalto a un chalé en Berango el día 2, al que busca la Policía./
Uno de los implicados en el asalto a un chalé en Berango el día 2, al que busca la Policía.

Los agentes asisten a un repunte navideño de asaltos en viviendas y negocios porque los cacos «no se sienten acosados», dice el SVPE

EVA MOLANO

Los cacos han hecho de la época navideña su particular agosto en la zona más poblada de Bizkaia. Agentes de la Ertzaintza y de las policías municipales aseguran estar desbordados por una oleada de robos en el área metropolitana de Bilbao que les tiene en jaque desde principios de diciembre, y que se ha intensificado los últimos quince días, afectando a comercios, viviendas y vehículos. Los ladrones saben, por un lado, que industrias y comerciantes hacen más caja; y por otro, que los ciudadanos están «más relajados» y menos alerta en estas fechas de citas familiares y encuentros sociales.

Entre el 31 de diciembre y el 2 de enero, los cacos reventaron la caja fuerte de una naviera con una lanza térmica. Poco antes de Santo Tomás, también intentaron robar en la Asociación de Navieras Vascas de la calle Uribitarte, sin que lograran penetrar, aunque destrozaron la puerta. Entre el 30 y el 31 de diciembre, los ladrones se llevaron 8.000 euros en lo que fue su tercer asalto a una óptica de Santutxu. Por su parte, los amigos de lo ajeno también penetraron, a mazazos, en una tienda de relojes situada en la esquina de Zabalbide con Santa Clara, de donde se llevaron al menos 300 unidades. Durante los últimos días, han robado en fruterías, peluquerías y todo tipo de negocios, además de en pisos, trasteros y chalés.

Dos días en el mismo garaje

La Ertzaintza trata de localizar a los autores del robo en un chalé en Berango el pasado 2 de enero, que se introdujeron en la vivienda antes de las 20.00 horas. Las cámaras de seguridad captaron la imagen de un individuo vestido con una sudadera con capucha. También investigan otro robo en el barrio leiotarra de Artaza el pasado 17 de diciembre, cuando también sobre las 20.00 horas, unos individuos saltaron el cerramiento de la vivienda y tras permanecer cerca de 25 minutos en el interior, se llevaron joyas y dinero en efectivo.

El alcalde de Barrika, Roberto Muñoz, que ayer se reunió con responsables de la Ertzainetxea de Getxo, confirmó también que se ha producido otro asalto en una vivienda del barrio de Mendieta, limítrofe con Sopela. En el barrio baracaldés de Retuerto, por ejemplo, robaron en el mismo garaje dos días seguidos, el 31 de diciembre y el 1 de enero, mientras que en Alonsotegi abundan los robos en vehículos. Gorka Monedero, portavoz del Sindicato Vasco de Policía y Emergencias, atribuye esta oleada a varios motivos. Por un lado, asegura, los cacos «ven que estamos a otras cosas, no se sienten acosados por la Policía. Saben que los agentes nos estamos dedicando a hacer trabajos de barrio, y que la comunicación entre los diferentes cuerpos fluye con lentitud o es muy escasa. Por lo tanto se sienten cómodos, poco vigilados», explicado.