La Bizkaia más pobre: 175 personas sin techo y otras 729 viven en coches, casetas o chabolas

Un 'sinhogar' en el centro de Bilbao./
Un 'sinhogar' en el centro de Bilbao.

La Diputación anuncia un plan integral para que pueda disponer de pisos para un colectivo en el que «aumentan los jóvenes»

JESÚS J. HERNÁNDEZ

El invierno está a la vuelta de la esquina. Para muchos vizcaínos, apenas supondrá alguna leve incomodidad, como cargar el paraguas o vestir ropa de abrigo, pero hay otros para los que el frío es una palabra mayúscula. Es fácil encontrarlos, al caer la noche, buscando abrigo en un cajero o arrastrando cartones. Son los sin techo, aunque ahora se aboga por llamarlos sin hogar para recordar que sus necesidades van mucho más allá de un lugar caliente donde pasar la noche. Ayer, la diputada Teresa Laespada concretó la cifra de vizcaínos que atraviesan por esta situación angustiosa. Son 175 personas. Y hay muchos más que habitan en «lugares impropios». Porque otros 729 viven en un coche, en una caseta o chabola o en condiciones de hacinamiento. En cualquier barrio, a escasos metros del festín consumista de la sociedad. Cinco de ellos han muerto en lo que va de año. El portavoz de EH Bildu, Josu Unanue, recordó ayer sus nombres de pila en una pregunta para la diputada foral de Empleo, Inclusión Social e Igualdad. Laespada trazó su perfil y expresó el ambicioso «sueño» de que «no haya ninguno en Bizkaia al acabar la legislatura».

EL 'SINHOGAR' VIZCAÍNO

Perfil. La mitad de ellos son inmigrantes, con una proporción de ocho hombres por cada dos mujeres, y tienen escasos estudios.
Sin servicios. La mayoría está en situación irregular, y los problemas para empadronarse les dejan fuera de los servicios sociales.
Tendencia. Preocupa especialmente que está creciendo el porcentaje de jóvenes.

La mitad de ellos son inmigrantes, con una proporción de ocho hombres por cada dos mujeres, con escasos estudios. Preocupa sobremanera a la Administración vizcaína que está creciendo el porcentaje de jóvenes. La inmensa mayoría del colectivo está en situación irregular y, las dificultades para empadronarse, les dejan fuera de los servicios sociales. «Las condiciones para el empadronamiento se han endurecido en muchos municipios, en Bilbao especialmente. Tenemos que emplazar a que se flexibilice», reclamó el juntero Mikel Isasi (Podemos). Una tesis que respaldó la socialista Alexia Castelo, que reclamó a los consistorios «la interpretación más favorable hasta que la norma cambie».

La Diputación está girando el enfoque que mantuvo para combatir este problema. Apuesta ahora por el Housing first (La vivienda, primero, en inglés), un plan que ha dotado con 160.000 euros para el año que viene. Es un enfoque «integral», que pasa por facilitar pisos de forma permanente a este colectivo en lugar de centrar los recursos en albergues. Siempre «con el apoyo de educadores», la idea es «involucrar a las comunidades de vecinos y a los barrios, normalizando lo que es normal», según valoró Laespada, que confió también en su utilidad «para que recuperen lazos sociales y familiares». Las experiencias llevadas a cabo en ciudades como Madrid, Barcelona y Málaga alientan el optimismo. «Los resultados son altamente positivos», elogió Laespada.

La diputada foral, que citó un fragmento de Galeano, se comprometió a ofrecer detalles «en menos de un año». Comenzarán, a partir de 2016, con personas con «enfermedad mental severa», el colectivo «más complejo», a su juicio. El coste final de este plan, que la jeltzale Idoia Inoriza calificó como «fundamental», dependerá, en gran medida, del parque de vivienda disponible. Ya se ha contactado con el Gobierno vasco y algunos ayuntamientos para implicarles. No se descarta, si fuera necesario, «recurrir al mercado libre», pero dispararía los costes.

En Bilbao y en Getxo

A iniciativa de EH Bildu, la responsable foral concretó que el servicio de inclusión de la Diputación dispone en la actualidad de «399 plazas», por las que en 2015 han pasado «613 personas». La inversión foral este año fue de «8.382.000 euros» y crecerá levemente en 2016 hasta los «8.629.000 euros». El popular Eduardo Andrés preguntó a Laespada sobre «dónde se concentran» los sinhogar. Respondió que están principalmente «en Bilbao y en Getxo». La localización sirvió también para sobrevolar el albergue de invierno que se abrirá en Barakaldo y al que el Consistorio quiere dar un carácter permanente. Unanue reclamó una solución «inmediata» para esa zona y apuntó que «el housing first no está reñido con otros recursos, como los albergues, según los informes europeos».

 

Fotos

Vídeos