La solidaridad se lleva en la sangre

La participación de este año ha superado ampliamente a la de la pasada edición./
La participación de este año ha superado ampliamente a la de la pasada edición.

La Carrera Familiar de Getxo, organizada por EL CORREO, reúne a 1.544 corredores y recauda 1.872 euros para luchar contra la exclusión social

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNAgetxo

Ni la lluvia ni el desapacible viento frenaron ayer a 1.544 atletas de todas las edades. La marea roja volvió a tomar el Puerto Deportivo para participar en la tercera edición de la Carrera Familiar de Getxo, organizada por EL CORREO. La cifra de participación superó todas las expectativas con un nuevo récord de asistencia. La anterior prueba animó a recorrer el paseo de la playa de Ereaga a 1.200 personas.

Desde las 11.00 horas, los corredores tomaron la salida de forma escalonada y repartidos en tres categorías. Envueltas por un ambiente festivo y cumpliendo a pies juntillas la máxima de lo importante es participar, las familias disfrutaron de una jornada en la que lo menos importante era llegar primero. La prueba no tenía carácter competitivo, por lo que los galardones se sustituyeron por el sorteo de bicicletas, juegos hinchables o clases de gimnasia.

fotogalería

La coordinadora local de Sortarazi, Itxaso Urcelay, se mostró "muy agradecida" por los 1.872 euros que se recaudaron ayer. Tendrán como destino diversos proyectos sociales, como el servicio de acompañamiento social, un centro de día para personas en riesgo de exclusión o hacer frente al pago de deudas por diferentes servicios de familias con escasos recursos.

Sprint para ayudar a fomentar la dignidad

Durante la mañana tampoco falló el espíritu solidario que acompaña desde su inicio a la Carrera Familiar de EL CORREO. En esta ocasión, se recaudaron 1.872 euros para Sortarazi. La asociación de Getxo tiene como finalidad principal fomentar la dignidad y autonomía de quienes corren el riesgo de ser excluidas, desarrollando sus capacidades personales y sociales. El colectivo es conocido por haber colaborado en su día con iniciativas como el caso de Beñat Mardaras, el niño getxotarra que padece una atrepsia pulmonar y necesitaba dinero para operarse en Boston; o Las Hijas de La Caridad de Algorta, conocidas popularmente como las monjitas del Puerto Viejo.

Unión intergeneracional

De las tres categorías que conforman la prueba, la que contó con más adeptos fue la de padres e hijos, con 240 familias, frente a los 34 grupos con cualquier vínculo familiar o de amistad. Y por último, hubo 37 inscripciones en la modalidad de tres generaciones. Todos ellos completaron un circuito de 1,5 kilómetros, al que se podía dar un máximo de cinco vueltas, con un espectacular telón de fondo compuesto por los barcos amarrados en los atraques.

Tres categorías

Padres e hijos. Fue, sin duda, la modalidad más numerosa. En total se presentaron 240 familias vizcaínas.
Amigos o parientes. Participaron 34 grupos con vínculos familiares. En este apartado también corren cuadrillas de amigos.
Abuelos y nietos. Los grupos con mayor diferencia de edad entre sus participantes fueron los formados por tres generaciones. Se apuntaron 37.

La amama Amparo, el matrimonio compuesto por Óscar Uguido y su mujer Olaia, y las pequeñas Carlota y Valentina, de solo 22 meses, demostraron que la unión intergeneracional está en muy buena forma. El padre destacaba que se habían apuntado por primera vez "para hacer algo juntos y que las niñas vivan la experiencia. No existe mejor excusa", concluía con una sonrisa. Era un objetivo compartido por la familia baracaldesa, también de tres generaciones, Marea-Gastón y Muñoz-Marea, integrada por seis miembros de edades comprendidas entre 66 y dos años. Por su parte, el getxotarra Agustín, a sus 68 años, cruzó la meta lleno de orgullo y de la mano de su nieta Cristina, de 7 años. El satisfecho abuelo aseguró que "es la primera vez que tomamos parte, pero no va a ser la última. Ha sido una experiencia genial".

Jone Paredes, responsable de Promoción Comercial de Seguros Bilbao, principal patrocinador en representación de la Fundación Jesús Serra del grupo Catalana Occidente, destacó la "espectacular organización y respuesta de la gente. Estamos encantados a pesar del tiempo, que parece que estamos gafados" aseguraba con una sonrisa. Por su parte el concejal de Deportes de Getxo, Álvaro González, se mostró "sorprendido por la respuesta de la gente, y más con el día que hace". Confirmó que el Ayuntamiento "seguirá apostando por este evento popular destinado a fomentar hábitos de vida saludables". Ambos subieron al escenario para la entrega de regalos junto al director comercial de EL CORREO, Ramón Sirés, Rafael Careaga de EDP, Estitxu Amilibia en nombre de Artea y Javier Ibáñez de Sanitas. La nómina de colaboradores se completó con el Puerto Deportivo El Abra, Coca-Cola y BM.

 

Fotos

Vídeos