Nuevos cambios circulatorios en Sabino Arana, que completará su reforma a mediados de octubre

Nuevos cambios circulatorios en Sabino Arana, que completará su reforma a mediados de octubre

Un tramo de la avenida quedará cortado en sentido descendente durante dos meses, mientras que el cierre al tráfico de la calle Zankoeta será definitivo

JORGE BARBÓ

Árboles y jardineras donde dormitaban un rosario de coches aparcados. Bancos y zonas de juegos infantiles que brotan en un terreno antes yermo, tomado por el polvo y el ruido. Los vecinos de Sabino Arana ven cada vez más cerca el fin de la transformación de la avenida, uno de los rincones hasta ahora más deslucidos de la ciudad. Según adelantaron fuentes municipales a este diario, los trabajos finalizarán «durante la segunda quincena de octubre». Entretanto, toca seguir conviviendo con las molestias de la obras y sus inevitables afecciones al tráfico, que obligarán a realizar nuevos cambios en la forma de moverse en coche por la zona. Algunos, definitivos.

A partir de hoy, la calle Zankoeta quedará cortada al tráfico de forma permanente en el tramo que discurre entre Sabino Arana y Luis Briñas, ante la inminente peatonalización parcial de la vía. No será la única modificación sin visos de marcha atrás. Los responsables municipales también prevén alterar el trazado actual de Sabino Arana entre Autonomía y General Eguía. En este caso, los vehículos circularán por el centro de la calle, mientras que los laterales quedarán vetados al tránsito de automóviles.

Otras modificaciones con las que se encontrarán los conductores a partir de hoy mismo tendrán un carácter bastante más efímero. Durante dos meses quedará cortado Sabino Arana en sentido descendente, hacia el Sagrado Corazón, entre General Eguía y Pérez Galdós. Como recorrido alternativo, se ha previsto la circulación por General Eguía y la Avenida del Ferrocarril. Además, tampoco estará permitido aparcar en el tramo de los números pares de Sabino Arana entre General Eguía y Autonomía y los impares entre la Avenida del Ferrocarril y Autonomía.

Las obras que han ocasionado estos nuevos cambios circulatorios arrancaron a finales del pasado marzo. Tras la demolición del viaducto, una antigua reivindicación vecinal, se han ganado más de 18.000 metros cuadrados en esta primera fase, que tendrá su continuidad en una segunda, cuando la transformación llegue a la autovía.

 

Fotos

Vídeos