La ampliación de la torre del BBVA en la Plaza Circular echa el freno en busca de consenso

Vista de la Plaza Circular./
Vista de la Plaza Circular.

El Ayuntamiento aplaza el Consejo Asesor y la Comisión de Patrimonio que iban a emitir su dictamen este mes

TERESA ABAJOBILBAO

La ampliación del rascacielos del BBVA para adaptarse a los nuevos usos comerciales se va a tramitar más despacio de lo previsto en busca de un mayor consenso ciudadano. El Ayuntamiento de Bilbao pensaba someterlo a aprobación este mes en la Comisión de Patrimonio, el Consejo Asesor de Planeamiento Urbanístico y el pleno, pero ha decidido esperar a recabar más información.

Al mismo tiempo, se espera lograr un mayor grado de aceptación en torno a un proyecto que no puede dejar indiferente a ningún bilbaíno. Todos han pasado por allí y muchos se han citado en esa fuente que, según la propuesta de la entidad bancaria, será sustituida por escaparates. La presentación del plan en el Consejo Asesor de septiembre generó multitud de reacciones y una gran expectación por conocer al detalle las características del proyecto. El dibujo que muestra la expansión de la torre hacia la plaza con 400 metros cuadrados más a nivel de calle y mil en la primera planta, de forma que se creará una pequeña zona cubierta junto a la boca de metro. La alineación propuesta llega hasta la fuente, que desaparece al igual que las escaleras, y eleva la superficie comercial a 5.000 metros cuadrados.

La próxima convocatoria del Consejo Asesor es el martes 7 de octubre y estaba previsto que emitiera su dictamen, que aunque no es vinculante tiene un valor representativo de la opinión de grupos políticos y asociaciones ciudadanas. Esta semana se ha retirado del orden del día al no haber podido pasar antes por la Comisión de Patrimonio, que sí tiene capacidad resolutiva al tratarse de un edificio protegido con nivel C, de conservación básica.

Este organismo, en el que además del Ayuntamiento participan la Diputación, el Colegio de Arquitectos y la Universidad de Deusto, iba a reunirse el miércoles, pero fue desconvocado a la espera de información más detallada. Eso quiere decir que tampoco este asunto podrá debatirse en el pleno de octubre. «No hay una decisión tomada, queda mucha discusión por delante», afirmó el martes el concejal de Urbanismo, Eduardo Maiz, en una tertulia radiofónica.

El edil se ha mostrado partidario de buscar un consenso «bastante amplio» más allá de la mayoría absoluta jeltzale que garantiza su aprobación. La portavoz de Bildu, Aitziber Ibaibarriaga, recogió el miércoles el guante y le pidió que frene una operación «que ha generado descontento entre la gente. En qué cabeza cabe que se vacíe la torre para sacar parte del volumen al exterior», critica. «Esperamos que finalmente rectifiquen y apuesten por mantener la plaza, que prioricen el interés general». El PSE también lo ha criticado abiertamente, mientras que el PP no cierra la puerta. «No hay urgencia y es preferible un debate más calmado para que no parezca un atropello urbanístico del PNV», dice Cristina Ruiz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos