Decathlon renuncia a abrir en Bilbao ante la presión de los sindicatos

Protestas en el Decathlon Capitol de Bilbao./
Protestas en el Decathlon Capitol de Bilbao.

La multinacional francesa de deportes tenía previsto abrir sus puertas hoy 25 de julio, día festivo, a las 10.00 horas

PALOMA FLOREZbilbao

La multinacional Decathlon, dedicada a la venta de material deportivo y para el ocio, no ha podido abrir esta mañana las puertas de su tienda en Bilbao ante la presión de los sindicatos, que protestaban por la decisión de levantar la persiana hoy, 25 de julio, día festivo en Euskadi. La cadena francesa es la primera gran superficie que se acoge a la normativa del Gobierno vasco que permite la apertura de los comercios ocho domingos o festivos en la comunidad autónoma.

Desde las nueve de la mañana -el horario de hoy era de 10.00 a 20.00 horas-, más de un centenar de personas, convocadas por ELA, LAB, CC OO y UGT, han acudido al Decathlon Capitol, situado en la calle Villarías de la capital vizcaína, para protestar por la decisión de la compañía. Los manifestantes se han colocado frente a la persiana del establecimiento con una pancarta que llevaba por lema 'Jaietan denok jai. Decathlon aquí 0'. Y es que los representantes de los trabajadores han querido dejar clara su posición, contraria a la liberalización de horarios comerciales. "Ni ocho festivos, ni cuatro, aquí cero", han coreado.

Los sindicatos se han agolpado ante las puertas al grito de "los festivos en Euskadi que trabaje el lehendakari" o "Decathlon escucha, el comercio está en lucha" exigiendo que se acojan al deseo del pueblo vasco, que no ve necesaria la apertura de comercios en domingos y festivos. Incluso trabajadores de otras multinacionales como Ikea se han sumado a la protesta por el miedo a ser los siguientes que deban asumir la liberalización de horarios.

Salvaguardar al pequeño comercio

Si hasta ayer la multinacional francesa de equipamiento deportivo se sentía tranquila por su apertura en solitario, hoy no parece así. Al menos a priori han sucumbido al rechazo por parte de asociaciones de consumidores, pequeños comercios y sindicatos que muestran su descontento con movilizaciones ante un asunto tan polémico y con tanta repercusión como ha tenido en Euskadi. El pueblo vasco contraataca las medidas tomadas por el Gobierno de Mariano Rajoy porque desea salvaguardar el pequeño y mediano comercio, que no puede competir con las grandes superficies, las cuales, ante estas excepcionales aperturas realizan las contrataciones que los pequeños comercios se ven obligados a rescindir por una competencia que no puede asumir.

Así, las protestas han logrado el objetivo de que la firma francesa no abra el establecimiento y todo apunta a que finalmente la persiana seguirá bajada todo el día. Según ha podido saber elcorreo.com, la firma gala se ha puesto en contacto con sus empleados del turno de tarde para que no acudan a sus puestos de trabajo. Agurne Gaubeka, responsable Comercial de LAB, ha comentado que la no apertura significa que las presiones que se han ido sucediendo en Bilbao en contra de la liberalización comercial "han sido grandes". Sin embargo, se desconoce "a quien quiere favorecer" el gobierno de Urkullu no asumiendo la competencia en esta materia ya que si finalmente no se lleva a trámite la regulación de la zona turística exigida por el Gobierno central, existe el riego de que toda la villa pase a ser declarada Zona de Gran Afluencia Turística, por lo que las grandes superficies tendrían vía libre para abrir sin descanso todos los domingos y festivos.

Aún así, a las 12.00 horas -inicialmente se había dicho a las 14.00 horas- ha finalizado la autorización concedida a los sindicatos para concentrarse frente al comercio. En ese momento la Ertzaintza ha comunicado a la convocante de la concentración, Agurne Gaubeka (LAB), que, en el caso de mantener la protesta, se enfrentaba a una posible sanción económica de 3.000 euros. Tras analizar la situación, han decidido retirar la pancarta pero han mantenido en el lugar a una pequeña representación sindical por si la compañía se replantea su postura.

Conciliación familiar

Fuentes sindicales han explicado que "no es necesario abrir un festivo para lograr más ventas". "Lo que nos preocupa es que si hoy Decathlon abre, las pequeñas tiendas se van a ver obligadas a abrir y las grandes están deseando que alguien abra para poder abrir la lata y que todo el mundo pueda ir a comprar", han denunciado. En opinión de los sindicatos, el horario "que tenemos es más que suficiente para que la gente pueda venir a comprar y la apertura en festivos no beneficia a la situación de los trabajadores del comercio, porque ya tenemos unos horarios muy amplios".

"La conciliación familiar se rompe si se abre los fines de semana y que una tienda de ocio abra un fin de semana, ¿para qué voy a comprar aquí si no voy a tener tiempo para disfrutar lo que he comprado para el ocio?, Queremos que no se abra. Han tenido ocho festivos para abrir y no ha abierto nadie porque consideran que no es necesario", han agregado las citadas fuentes.

 

Fotos

Vídeos