El Ayuntamiento lamenta que «estemos hablando de una coma y no del fondo de la campaña» contra las agresiones

El lema de la última campaña del Ayuntamiento de Bilbao./E. C.
El lema de la última campaña del Ayuntamiento de Bilbao. / E. C.

Itziar Urtasun, concejala bilbaína de fiestas, admite que el signo «puede estar mal puesto», pero asegura que el lema «está clarísimo para quien quiera entenderlo»

Julio Arrieta
JULIO ARRIETA

Una coma incorrecta, escrita entre sujeto y predicado, se ha convertido en la protagonista indeseada de la nueva campaña contra las agresiones sexuales en fiestas lanzada el lunes por el Ayuntamiento de Bilbao. En el cartel se puede leer 'El silencio, no es un sí', con ese signo de puntuación que altera por completo el sentido de la frase. Las críticas no se hicieron esperar, sobre todo a través de las redes sociales. La concejala de fiestas, Itziar Urtasun, ha lamentado hoy la polémica porque, en su opinión, aleja el foco del fondo de la campaña y se queda en la forma: «A mí me da muchísima pena que estemos hablando de una coma en vez de hablar sobre el consentimiento en las relaciones», ha considerado.

Urtasun se ha referido al asunto tras la presentación oficial de Beatriz Sever e Itsasne Nuñez como pregonera y txupinera, respectivamente, de la próxima Aste Nagusia. «La campaña contra las agresiones la vamos a presentar el 14 de agosto», ha avanzado. Como ya explicó el Ayuntamiento el lunes, cuando adelantó la distribución de los carteles, «este año lo que queríamos hacer es dar un paso más. El 'no es no' es algo que ya tenemos bien claro, como el 'sí es sí'. Esta vez queríamos hablar del silencio y del consentimiento de las relaciones».

Así se ideó «un nuevo lema con el propósito de sensibilizar a la ciudadanía de la importancia del consentimiento: 'el silencio no es un sí'», explicaba el Consistorio en una nota de prensa en cuyo texto no aparecía la coma errónea y en el que el lema se reproducía bien escrito en todo momento. El problema surgía en los carteles, en los que el eslogan aparece sobre un fondo que reproduce la bandera de Bilbao y el perfil de Marijaia.

«Posiblemente la primera parte del cartel, con esa coma, no se entienda», ha admitido Urtasun. La edil ha considerado que se trataba de subrayar el mensaje jugando con la tipografía, las letras de diferentes colores, para dar importancia al silencio». Esa coma «puede estar ortográficamente mal puesta, pero en un diseño», a nivel gráfico, «quizá esto no se tenga en cuenta para llamar la atención».

A juicio de Urtasun «el lema es clarísimo para quien quiera leerlo». Aun así, el próximo miércoles, «cuando se presente toda la campaña completa, intentaremos explicarlo mejor».