Ni rastro de la fiesta en una hora: así trabajan los operarios de limpieza en la Plaza Circular

El servicio municipal de limpieza se afanó en recoger botellas, vasos y otros residuos tras la verbena de este viernes

LUIS CALABOR

La Plaza Circular era esta madrugada juerga, diversión, cachondeo... Cientos de personas disfrutaron de la música del grupo de romería Oxabi, que puso a bailar al personal hasta las dos de la madrugada. Los juerguistas se entregaron a la fiesta con el katxi en la mano y dándolo todo junto a la cuadrilla. Eso sí, una hora después la zona estaba limpia de botellas, vasos y otros residuos. Los operarios del servicio municipal de limpieza, armados con cepillos y mangueras, se afanaron en recobrar la normalidad en la plaza, tal y como se puede observar en el vídeo que acompaña a esta información.

Un total de 600 trabajadores integran el operativo especial que activa el Ayuntamiento de Bilbao para garantizar la limpieza en la Aste Nagusia. De ellos, unos 560 son barrenderos, 30 se dedican a labores de jardinería y cinco se encargan de taludes y mobiliario urbano. En cuanto a la ría, dos embarcaciones se encargan de la limpieza entre el puente San Antón y el Museo Marítimo. Asimismo, se han instalado varias barreras flotantes para evitar que caigan residuos al agua y, en tal caso, que desciendan hacia el mar.

97,2 toneladas de residuos

El servicio municipal de limpieza recogió un total de 97,2 toneladas de residuos durante el primer fin de semana de la Aste Nagusia. La cantidad total representa prácticamente un 8% menos que en el mismo periodo de la edición del año pasado, cuando se acumularon 105,6 toneladas. La inmensa mayoría de los desechos generados durante las fiestas acaban en la fracción resto porque se acumulan en el suelo o se mezclan. Solo un 16,5% del total ha terminado en la fracción reciclable, aunque el año pasado ni siquiera se llegó al 11%.

Temas

Bilbao