La Plaza Circular, cerrada por la bronca con los manteros