400 personas ya trabajan en el montaje de las txosnas en El Arenal

Comienza el montaje de las txosnas en El Arenal./Fernando Gómez
Comienza el montaje de las txosnas en El Arenal. / Fernando Gómez

Bilboko Konpartsak reivindica el modelo festivo de las Aste Nagusia, «que es extraordinario» y que mantiene a pesar de los «ataques» y «palos en la rueda»

Julio Arrieta
JULIO ARRIETA

Marijaia «apareció por primera vez por sorpresa a bordo de un Dyane 6 descapotable», en Begoña, en agosto 1978. Lo han recordado esta mañana los representantes de Bilboko Konpartsak mientras, a su lado, en el Arenal, se iban levantando las estructuras de mecanotubo de las txosnas que compondrán el recinto festivo de la Aste Nagusia 2018. Se trataba de la ya tradicional rueda de prensa que todos los años se convoca para dar detalle de esta construcción, en la que arriman el hombro decenas de comparseros y comparseras.

Más información

«Están en marcha más de 400 personas de 28 comparsas, montando durante 10 días y ultimando los preparativos de un trabajo que se extiende a lo largo de todo el año», han detallado Irune Suso e Iñigo Fernández de Martikorena, que han contado en esta ocasión con Bego González para traducir su mensaje a lengua de signos. Esta vez la comparecencia se ha convertido en una valoración histórica de las fiestas de Bilbao. El peso de la celebración de los 40 años de Aste Nagusia se impone en todas las presentaciones festivas que se están dando estos días previos, y la de esta mañana en el Arenal no ha sido una excepción. Así, componentes de las 28 comparsas han posado con los carteles de todas las ediciones de las fiestas.

«Aunque a estas alturas parezca increíble, hubo un tiempo en que no había Aste Nagusia», han recordado los comparseros, con la banda sonora metálica y percusiva del montaje de las txosnas de fondo. Antes de 1978 Bilbao en agosto se volvía un «lugar inhóspito, una villa desierta y fantasmagórica», sobre el que todavía planeaba la sombra gris «de la dictadura de Franco». En aquel momento, «unas personas llenas de colores decidieron que había llegado el momento de repintar la realidad». Así nació la Aste Nagusia actual. «El modelo festivo de Bilbao es extraordinario», han reivindicado las voces de Bilboko Konpartsak. «Y mantenerlo no ha sido fácil. Hemos sufrido ataques, prohibiciones e intentos de privatización y, cómo no, todos los años palos en la rueda. Bien con excusas burocráticas o políticas, con la mera intención de complicarnos el trabajo».

En la presentación de hoy, Bilboko Konpartsak ha apoyado la petición de que el txupin del sábado 18 «sea limpio», sin lanzamiento de harinas y huevos. «Queremos unas fiestas en las que puedan participar todo el mundo, desde la anciana de 108 años al bebé de meses», ha reclamado Fernández de Martikorena.

 

Fotos

Vídeos