La fiesta es mejor con solidaridad

Domingo Adames, Alfonso Gil, Anaberta Campo y Yolanda Díez. /Luis Ángel Gómez
Domingo Adames, Alfonso Gil, Anaberta Campo y Yolanda Díez. / Luis Ángel Gómez

La resaca del txupinazo no sirvió de excusa para disfrutar del segundo día de la Aste Nagusia

PELLO ZUPIRIA

Bilbao amaneció ayer con una temperatura mucho más agradable que el día del txupinazo. El desgaste del día anterior se hacía notar durante la mañana, pero algunos bilbaínos dejaron la pereza a un lado y aprovecharon para salir a ver cómo había quedado la ciudad. En el Hotel Carlton había varias caras conocidas que se acercaron a la cafetería para tomar el aperitivo de ley. Contentos y con ganas de disfrutar estaban, por ejemplo, Amaia Martínez de Santos, La Otxoa, Txema Parra y Ignacio De Diego. De todos modos, a pesar del meneo que se hacía ver en el lujoso hotel, el camarero Borja Ortega parecía bastante tranquilo. «Hoy será tranquilo. El primer domingo siempre suele ser así, ya a partir de mañana se empezará a notar mucho más», relataba. En los aledaños del lujoso hotel se paseaba no tan contento Jesús María Giraldo, alias 'El Paisita'. Este colombiano es conocido en Bilbao por ser el único limpiador de zapatos de Bizkaia, pero según confesaba, el sábado fue en día malo para él. «Solo he hecho una lustrada», relataba mientras buscaba algo más de suerte en la jornada de ayer.

Pero en la Aste Nagusia no todo es trasnochar y desfasar sin descanso durante nueve días. También hay espacio para la solidaridad. Ejemplo de ello fue la paella que hicieron en la txosna 'Federiko Ezkerra', en el muelle de Ripa. Decenas de ciudadanos participaron en la comida popular que donó los beneficios al Banco de Alimentos de Bizkaia. Arrimando el hombro estaban algunos concejales socialistas del Ayuntamiento de Bilbao como Alfonso Gil, Yolanda Díez, Jon Bilbao o Álvaro Pérez. La banda sonora de la cita estuvo a cargo de dos músicos de jazz cubano, y que el propio Gil no dudo en subir y bailar. Amante del saxofón admitía que «si tuviese una boquilla me subía a tocar con ellos».

En el Ercilla el ambiente estaba algo más relajado. Una cuadrilla de Madrid llegó a Bilbao a la mañana sólo para despedir al torero Curro Díaz, alias 'el Cid'. «Se lo merece», alegaba Álvaro de Diego, que ya había venido otros años en fiestas. Al Ein Prosit la gente empezó a venir en torno a las dos y media. Allí estaba, entre otros, Koldo Gómez dueño del bar 'Txoko Gabi' en la calle Henao, que asseguraba que le ha afectado «para mal» el traslado de las txosnas al muelle de Ripa. «Hay mucha menos gente ahora en esta zona», explicaba.