Con la familia y los amigos

Aitana Avila, Marije Salinero, Gloria Mugica, Loli Jauregi y Nina Marín./PEDRO URRESTI
Aitana Avila, Marije Salinero, Gloria Mugica, Loli Jauregi y Nina Marín. / PEDRO URRESTI

Las fiestas vuelven a demostrar que son la mejor excusa para salir con los allegados y reencontrarse con antiguas cuadrillas

PELLO ZUPIRIA

La Aste Nagusia llega a su ecuador sin ningún rastro de fatiga. Las calles siguen repletas de gente con ganas de fiesta. Sigue siendo la excusa perfecta para reunirse con la familia o los amigos. En el entorno del Hotel Meliá, alejado del epicentro del jolgorio, si uno no pasa por el parque de Doña Casilda, parece que un día tranquilo y sin celebraciones.

Pero resulta que es el sitio idóneo para que se junte una cuadrilla de viejos amigos, que como muchos otros, cumple a rajatabla con la tradición de juntarse en estas fechas. Judith Nuñez, Julia Iglesias, Mari Luz Puente, Miguel Iglesias, Inma Puente, Txelo Rodriguez y Esther García cuentan que su zona de ambiente suele ser «de la plaza Circular para arriba». «Digamos que no somos muy aficionados de la txosnas», decían.

Pero en ese grupo de amigos había un infiltrado excomparsero. Pablo Mardones confesaba haber sido miembro de 'Pinpilinpauxa'. «Recuerdo que estaba cuando ocurrieron las inundaciones, el agua se llevó la txosna», explicaba. Y recordó que desde que se perdió la costumbre de hacer la bajada de comparsas desde Begoña, «la fiesta ha cambiado». En la cafetería, Txusmi Garay tomaba el aperitivo junto a su hijo Ignacio y su hermano José Ignacio. Repasaba su plan para el día: «comer, beber y a los toros. En ese orden».

Tampoco tardaron en alardear que eran sobrinos del mítico jugador del Athletic Jesús Garay Vecino. Recuerdan orgullosos que el club pagó la tribuna Garay con el dinero que sacó de su fichaje. Mientras, «la mejor tertulia de toros» tenía lugar en el comedor. Juanjo López, Covadonga Saiz Bernuy, Luis Fernando Baranda y José Mari Sanvicente, miembro del jurado del premio al toro más bravo del Club Cocherito, charlaban sobre las corridas de fiestas.

En el Hotel Abando se celebraba el concurso anual de pinchos entre gente conocida. Ahí estuvieron el dibujante y villano de honor de este año, Asier Sanz, concursante de Master Chef, Aitana Avila, la concejala del PSE en el Ayuntamiento, Gloria Múgica, Marije Salinero, de la ONG Aunar, y Nina Martín, «comunicadora en activo». Alguno podría pensar que Aitana partía con ventaja, pero la ganadora resultó ser Marije Salinero, por su originalidad: escribió el lema 'No es no' con pimientos.