El Rey emérito disfruta de los toros en la Aste Nagusia de Bilbao