Empezando a tope

El conjunto al competo. /Luis Miguel Barrio
El conjunto al competo. / Luis Miguel Barrio

Negracalavera volverá a actuar el jueves en el Auditorio del Museo Marítimo, abriendo para The Professionals

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Hala, primer día de Aste Nagusia y ya comenzamos estresados y con prisa. Tanta, que el sábado debimos salir de Vista Alegre antes del sexto toro en los rejones (por cierto, don Matías, vaya dos orejas benevolentes las concedidas a la amazona Lea Vicens) para poder catar entero el bolo de Negracalavera, los nuevos Porco Bravo, abriendo a las 8 de la tarde la 33ª Muestra de Metal Pop Rock Local en el Bilborock. «Queríamos empezar a tope este año», nos contó la organización, que colocó en primer lugar al grupo con más nombre de la dupla. Negracalavera volverán a actuar el jueves en el Auditorio del Museo Marítimo, abriendo para The Professionals (¡el grupo del batería de los Sex Pistols Paul Cook!), y quizá nos perdamos su arranque porque estaremos viendo el sexto toro, el segundo de Ginés Marín.

Bueno, al grano. El Bilborock estaba lleno pero había holgura. Se veía a muchos joveznos en primeras filas, que sobre todo habían venido a ver a los segundos de la cita, Wicked Wizzard, epígonos de Black Sabbath propensos a las erupciones stoner que dieron un buen bolo aunque mal ordenado y con guitarra que merecería más presencia. Presenciamos los 56 minutos de estos chavalucos, pero centrémonos por espacio en los 41 minutos y 10 canciones de los primeros, de Negracalavera, veterano quinteto que lució chulas camisetas delante del escenario: de Danzig, The Capaces, el Joker de Batman (la de Chaos del cantante Txemi) y Bugatti (el baterista David Tobal vestía camisa negra y bebía agua; los otros se hidrataban con cerveza).

Fue un bolo guapo, con sonido mejorable por la ecualización. Y varias espectadoras se quejaron del volumen excesivo que benefició a un cancionero de punk rock grandioso a lo Turbonegro pero sin amaneramientos. Los 'negracas', con su cantante abusando en las presentaciones de la muletilla 'puto' (el fucking de los ingleses), se definen como 'Los nuevos reyes del rock' (no titulamos así por no repetirnos con el principal) y el sábado invocaron al gran rock vikingo ('Saltar del tren'), se pusieron presumidamente punk-rockers a lo Gluecifer ('Ven, policía ven'), cruzaron a los Porco Bravo baracaldeses con los Hellacopters suecos ('¿Quién sigue al idiota?'), hincharon el globo como Turbonegro ('Estrellas', demasiadas estrellas en el rock and roll, cantan), dedicaron una a Jesús, el difunto bajista de Los Daltonics, fallecido por paro cardíaco ('Dios te odia'), erigieron murallas punk ('¡Qué miseria!', con el bajista Pintxo subido a una tarima como hizo a menudo, y en plan Zeke 'Atraco a las 12'), versionaron a los vitorianos Obligaciones ('Lágrimas'), y cerraron con su himno, el de bandera blanca y 'Negracalavera' (lo menos redondo del lote, por cierto). Ojalá el jueves nos dé tiempo a oírles un ratín antes de Los Profesionales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos