Bilbaínos de verdad

Álvaro Ortega, Rita Cruz, Aitane Ruano, Sandra Aurtenetxe y María Tato. /Pedro Urresti
Álvaro Ortega, Rita Cruz, Aitane Ruano, Sandra Aurtenetxe y María Tato. / Pedro Urresti

Rafael Alkorta recibió el premio 'La sonrisa de Bilbao', y Tomás Ondarra el de 'Botxero 2019'

PELLO ZUPIRIA

Las fiestas son la mejor ocasión para homenajear a bilbaínos relevantes por su trayectoria y por haberse comprometido durante años para hacer de Bilbao una ciudad única en el mundo. En la coctelería La Patente de la calle Henao, el ilustrador y escritor Tomás Ondarra recibió el premio 'Botxero' de manos de Piru Azua, fundador del Bilbao Basket, y según reconocía «hermano» de K-Toño Frade -recientemente fallecido-, al que se le quiso recordar ayer también como 'El último Botxero'. Tras la entrega, los asistentes no podían esperar a la degustación de los deliciosos cócteles que prepara José Escudero, campeón nacional en 2011. «El secreto está en el equilibrio de bebidas y en el cariño que se le pone al hacerlo», explicaba. Es la primera vez que se puede disfrutar de la Aste Nagusia en este bar, y estaba repleto. El dueño, Oscar Sanz, reconocía que notaba que el local está fuera del entorno festivo, pero que «la respuesta del público ha sido estupenda».

El Hotel Carlton volvía a ser ayer el núcleo del meollo. La protagonista era el buen ambiente. Todo el mundo sonreía, tanto los políticos Unai Rementeria, Itxaso Atutxa o Josu Erkoreka, el presidente del Athletic, Aitor Elizegi, y la expresidenta Ana Urquijo. Por séptimo año, el dentista Jaime Gil entregaba el premio 'La mejor sonrisa de Bilbao' a Rafael Alkorta. «La sonrisa de Bilbao es la que da el Athletic», decía el presitigoso dentista. Entre el ir y venir de personalidades, una turista portuguesa, Rita Cruz, acompañada de su amiga, Aitane Ruano, que le ha hecho de guía por la noche bilbaína, alucinaba con el ambiente que se cocía en la Aste Nagusia. «Me encanta, el año que viene repito fijo», declaró mirando a su amiga en busca de la deseada invitación.

Pero en fiestas también se trabaja, y qué mejor que pegarse una buena comilona después de la faena, como lo hicieron Txus Martínez, Javi Peña, Nacho Muñoz, José Ángel Arrillaga, Julen Uria, Ignacio Galbarritu, Ronald Twight y Juan Correa, que calentaban motores en el bar del hotel Silken de Indautxu. Nacho admitía que la de ayer era su última noche. «Llevo tres días seguidos, no puedo más», confesaba.