Los barraqueros transforman el parque Etxebarria en el recinto ferial de Bilbao

Los trabajadores comenzaron ayer a montar las tómbolas y carruseles./FERNANDO GÓMEZ
Los trabajadores comenzaron ayer a montar las tómbolas y carruseles. / FERNANDO GÓMEZ

Las atracciones podrán abrir desde el viernes y hasta el 2 de septiembre a precios «congelados» de hasta 3 euros el viaje

E. MOLANO | O. HERNÁNDEZ

Todos los años por estas fechas, el mismo trajín. Desde ayer, los dueños de las barracas y otras atracciones para todos los públicos podían montar las instalaciones en el parque Etxebarria, que se ha convertido ya en el recinto ferial de Aste Nagusia. Y que comienza a llenarse de color. La mañana de ayer, los autos de choque ya estaban preparados y el primer circo sin animales que tendrá Bilbao en fiestas izaba las torres de luces y fijaba sus anclajes junto a camiones decorados con motivos de cebra y leopardo. Eso sí, aún no había todavía rastro de la noria en este poblado de fantasía.

La mayoría de los feriantes llegaron a la ciudad el lunes para emprender las labores desde la primera hora de ayer. Carlos Capilla, del Casino Monte Carlo, lo hizo procedente de Barcelona «tras un viaje muy largo» y pesado por la temperatura que abrasó a toda España. Ellos estarán listos para abrir desde la tarde de este mismo viernes, cuando ya tienen el permiso municipal, que se extiende hasta el día 2 de septiembre. Después, tendrán un máximo de tres días más para desmontar, en la mayoría de los casos. «Animamos a todos a venir porque este año tenemos muchos premios nuevos: el estrella es el patinete eléctrico», decía el feriante.

La inauguración oficial del recinto será el viernes de la próxima semana: para entonces, todas deberán estar en perfecto estado de revista. El circo también abrirá ese día su carpa llena de acróbatas, trapecistas y payasos, y podrá permanecer hasta el 9 de septiembre en esta verde atalaya de la ciudad. El parque albergará 72 barracas y puestos: habrá media docena de churrerías y también juegos de azar, máquinas de habilidad, bares, espectáculos... Además de atracciones de agua para quien quiera refrescarse, como la llamada 'Los Rápidos'. Los operarios se esmeraban ayer en darles forma con planchas metálicas y flamencos decorativos. Las labores no terminarán hasta hoy. La estructura es de gran tamaño y la parte final del montaje se realiza con la ayuda de una grúa. «Normalmente Bilbao es una feria agradecida y una de las más importantes del verano. Si llueve, eso sí, no hay solución», exponía Idoia Alcáraz desde la instalación llamada 'Pesca de Patos'. Los precios continuarán congelados, por lo que cada viaje no podrá exceder de 3 euros. El coste será de 2,50 euros para las barracas infantiles y espectáculos y 3 para las destinadas a los adultos. Cuando concluya la Semana Grande y una vez disminuya la pasión festiva, los feriantes cobrarán 50 céntimos más barato.