Por una Aste Nagusia más limpia: 600 operarios, 250 contenedores contra el botellón y barreras en la ría

Botellas de cristal y plástico en un contenedor de papel en Aste Nagusia. /EC
Botellas de cristal y plástico en un contenedor de papel en Aste Nagusia. / EC

El Ayuntamiento insiste en «un txupin limpio» y reclama a los vizcaínos que se abstengan de «ensuciar y agredir a personas y patrimonio con mezclas de huevos, harina y líquidos»

Izaskun Errazti
IZASKUN ERRAZTI

El Ayuntamiento de Bilbao quiere «un txupin limpio» en el arranque de la Aste Nagusia. Por eso reclama a los vizcaínos que se abstengan de «ensuciar y agredir a personas y patrimonio con mezclas de huevos, harina y líquidos», en palabras del concejal delegado de Servicios y Calidad de Vida, Kepa Odriozola. Acompañado de la directora del área, Marta Barco, el edil ha comparecido este viernes para presentar el dispositivo especial de limpieza que estará operativo durante los nueve días de festejos, compuesto por 600 operarios, y elementos como contenedores, que se multipliarán para paliar los efectos del botellón

Tras el lanzamiento del txupinazo, una treintena de trabajadores y una docena de vehículos de limpieza se ocuparán de devolver a la zona del Arriaga su aspecto habitual. Durante las fiestas, estas tareas arrancarán a las seis de la mañana, para que a las 11.30 horas no quede ni rastro de residuos. «Sabemos que a esa hora mucha gente sigue de fiesta, pero hay que empezar a limpiar para las actividades de día», ha señalado Odriozola, quien ha apelado a «la colaboración ciudadana».

Los esfuerzos se redoblarán en las zonas de concierto. Sólo en el Parque Europa 60 operarios, provistos de 14 equipos mecánicos, peinarán la explanada una vez concluidas las actuaciones. Los contenedores también se multiplicarán esta Aste Nagusia, con 250 más para atajar los efectos del botellón en las áreas destinadas a actividades musicales. En el recinto de txosnas se instalarán 160, mientras que el resto de espacios festivos acogerán otros 300 depósitos de tamaño medio. Todo ello con un propósito: fomentar el reciclaje. Más del 80% de las 578 toneladas de residuos recogidas en la Semana Grande de 2018 no se recicló.

Barreras flotantes para blindar la ría

La limpieza de jardines y parques empleará necesitará 30 operarios de refuerzo y se intensificará el control sobre las zonas de juegos infantiles, que serán revisadas a diario para evitar riesgos. Además, dos barcos, los mismos que en 2018 retiraron 5,7 toneladas de residuos, se encargarán de adecentar la ría, a la que el Ayuntamiento intentará blindar con la instalación de barreras flotantes.

Los fieles a Marijaia dispondrán de 231 baños individuales, de los que 80 son químicos, 135 de agua y 16 para personas con problemas de movilidad. Se instalarán, además, 90 pixatokis masculinos y un pixatoki femenino, lo que posibilitará que «437 personas puedan utilizar el servicio a la vez», ha destacado Odriozola.