¿Por qué triunfa esta vasca de pelo azul?

¿Por qué triunfa esta vasca de pelo azul?
Dani Cobo

Erika Palacios, una joven de Amorebieta de 23 años, comparte claves de estilo con más de 55.000 seguidores en Instagram y derrocha naturalidad en los vídeos que sube a su canal de Youtube sobre moda, maquillaje o «temática friki»

SARAI VÁZQUEZ

La apariencia de Erika Palacios llama la atención desde lejos, porque es de esas que no se ven a menudo. ¡Ni falta que hace! Su pelo tintado en azul es su principal identidad y su vestimenta alternativa denota que esta joven de Amorebieta de 23 años tiene una gran personalidad. Su look es un verdadero cóctel de diferentes estilos: el grunge, el 'vintage' o el oriental. «No me puedo encasillar solo en uno», admite. Es capaz de combinar en un mismo 'outfit', como una estilista profesional, una camiseta en verde neón con otra negra con estética japonesa, pantalones 'Mom Fit' en blanco, sombrero bombín y zapatillas de plataforma. Sus peculiares y divertidos atuendos la diferencian en Youtube e Instagram, donde se da a conocer como Erika In Blue y tiene más de 55.000 incondicionales. Con ellos comparte claves de estilo y derrocha naturalidad cuando habla frente a la cámara sobre moda, maquillaje o graba vídeos de «temática friki». Por su trabajo como 'influencer', también viaja con frecuencia a Madrid, donde las firmas la reclaman para que asista a los eventos que organizan.

Dani Cobo (@Dannycobo13)

En un principio, Erika subía a las redes sociales imágenes de sus estilismos en solitario o con amigas, como cualquier joven de su edad, cinco o seis veces por semana. Tras la insistencia de sus 'followers', interesados sobre su pelo «de fantasía», decidió abrir un canal de Youtube hace cuatro años y publicar un primer vídeo en el que explicaba al detalle todos los secretos sobre su polémico cabello. «Me lo preguntaban tanto que bueno, lo hice para ayudar», cuenta. Desde ese instante, los seguidores de ambos perfiles se dispararon. El clip tuvo tanto éxito que todavía es el más visitado de su canal. En él se veía cómo la artista que estaba detrás del proceso del tintado era su madre. Su padre, por su parte, ejercía como cámara. Una grabación casera en la que todo quedaba en familia. Y ahí quizá radicó su éxito. Más adelante, otro de los vídeos estrella del canal también lo protagonizó su melena, que se la cortó en directo. «A la gente le encanta ver los cambios, puse en la portada un mechón de mi pelo y claro, lo petó», expresa. Hoy en día son los vídeos sobre moda, en los que muestra la ropa que se compra, los más demandados entre su audiencia. 

Dani Cobo (@Dannycobo13)

¿Quién es tu fotógrafo? «Mi pareja, se le da de miedo», desvela. Él captura las instantáneas y ella más tarde las edita. Primero con Photoshop y, a veces, también con diferentes aplicaciones móviles. «En mi canal también tengo un vídeo donde muestro cómo lo hago», expresa entre carcajadas. Cuida su 'feed' de Instagram al detalle. Antes de subir las fotos, las estudia con una aplicación móvil. «Me permite ver si encaja con mi tablero antes de subirlas», cuenta. Luego les aplica a todas un mismo filtro para darles una apariencia más limpia.

Como muchas 'influencers', Erika se estrenó en este mundillo con un blog de moda. Entonces, ya tenía el pelo celeste y con regularidad subía 'posts' sobre sus diferentes 'outfits'. Cada uno contenía unas diez fotos, algunas a detalle y otras más generales. La última entrada es de hace casi dos años, ya no lo actualiza, porque con Instagram y Youtube ya tiene bastante. «No me da la vida, pero me gustaría retomarlo algún día, porque son mis inicios y le tengo mucho cariño», expresa.

Dani Cobo (@Dannycobo13)

Se desvive por su seguidores

Parece mentira, pero Erika es una persona tímida. Una de las razones por la que decidió mostrarse en redes fue superar sus vergüenzas y abrirse a la gente. Algo que en parte ya ha conseguido, aunque le sigue dando apuro cuando la reconocen por la calle. «Me voy acostumbrando poco a poco, porque en realidad me encanta poner cara a mis seguidores», reconoce. En su opinión, lo mejor de su popularidad es que le ha brindado la oportunidad de ayudar a los demás. «Muchas personas me escriben diciéndome que no se atreven a expresarse como les gustaría, a llevar la ropa o el pelo que les apetece, porque temen que si cambian su aspecto, les miren mal», lamenta. Los que se animan a dar el paso, le escriben después para agradecerle que sin su impulso y ejemplo nunca se hubieran atrevido a expresarse como realmente son, tanto física como mentalmente. «Es un papel muy gratificante», declara. Eso sí, la exposición pública también tiene sus contras: las críticas de algunas personas. Al principio la afectaban, pero ahora se lo toma con filosofía. «No se puede gustar a todo el mundo.»

Dani Cobo (@Dannycobo13)

Desde que sus seguidores en redes se dispararán, no ha parado de colaborar con importantes firmas de moda y belleza. L´Oreal, NYX Cosmetic o Women´ Secret son algunas de las marcas que le han enviado sus productos para que los muestre a su audiencia. También ha colaborado para marcas de comida como la de chocolatinas Twix o la de telefonía Huawei. «Es un trabajo muy divertido y en algunos casos te pagan por ello», reconoce. Cuando una firma que sigue la contacta, no cabe en sí de la ilusión. Eso mismo le pasó con la empresa estadounidense DollSkill. «Es muy alternativa, me encantaba, pero era demasiado exclusiva, no me la podía permitir», desvela. Con esta marca llegó a viajar a Londres para asistir a la presentación de los nuevos modelos de las zapatillas Skecher. «Lo pasé de maravilla», recuerda. 

Dani Cobo (@Dannycobo13)

Le gustaría crear su propia firma de ropa

A pesar de que para Erika tener el pelo azul es su seña de identidad, en este mundo de las colaboraciones es algo que puede cerrar puertas. De hecho, algunas firmas ya la han dejado fuera de una campaña publicitaria por el simple hecho de tener un cabello llamativo. «Suele pasar cuando quieren dar otra imagen de marca», justifica. Sin embargo, reconoce que no tiene intención de renunciar a su melena celeste, aunque antes de volver a su color natural, el negro azabache, no descarta probar otras tonalidades.

De momento, su sitio profesional se encuentra en las redes sociales, donde quiere crecer todo lo que pueda, aunque admite que es un mundo muy competitivo con fecha de caducidad. Así que en un futuro no descarta crear una firma de moda y aprovechar los estampados que diseñó cuando cursó un máster sobre esta temática. Con su marca le gustaría comercializar todo tipo de prendas, pero eso sí, siempre fieles a su estilo alternativo. 

Temas

Moda