Sello vitoriano en el vestuario de la serie Acacias 38

Sello vitoriano en el vestuario de la serie Acacias 38

El diseñador Berto Brezo, nacido en Santander pero vitoriano de adopción, es el jefe de taller de la popular telenovela de TVE. Combina esta faceta con el desarrollo de su propia marca, de estilo «atemporal»

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

A los once años confeccionó su primer pantalón «a escondidas» y jamás ha pisado una academia o escuela de moda. «Soy autodidacta, cuando algo te apasiona tienes todo el interés del mundo en aprender», asegura Berto Brezo. Este santanderino de nacimiento pero vitoriano de adopción (se trasladó a la capital alavesa a los 18 años y aquí encontró el amor y su camino) destila entusiasmo por todo lo relacionado con la moda. Desde hace tiempo combina el trabajo para su propia marca con su faceta como diseñador de vestuario para series de televisión. Ahora mismo, Brezo es el jefe de taller en Acacias 38, la telenovela diaria vespertina de TVE.

«Estamos en el año 1913 y todo el vestuario tiene que ser súper fiel. En aquella época por ejemplo no existía la cremallera, así que tenemos que hacer todos los vestidos con corcheteras», explica el diseñador, que antes había trabajado en populares series como Física y Química, El Comisario, Motivos Personales o Gym Tony. Acacias 38 no tiene nada que ver con ellas y tampoco la manera de trabajar: «las prendas están muy estipuladas y no puedes ir a cualquier tienda a comprarlas o a por un recambio», nos cuenta Brezo, jefe de un equipo de once personas.

El diseñador Berto Brezo trabajando en el taller.
El diseñador Berto Brezo trabajando en el taller.

Detrás de las cámaras se trabaja de dos maneras, aunque siempre a un ritmo «vertiginoso». Por un lado, se alquila el vestuario, aunque en este caso el 'stock' es «mínimo» ya que se trata de una década de la que apenas existen prendas. «Cuando la historia ocurría en el año 1.900 teníamos mucha más variedad, pero en 13 años la moda cambia muchísimo. Con el salto en el tiempo nos tuvimos que deshacer de todo el vestuario y fue como empezar de cero. Desaparecen las enaguas, los vestidos largos con cola, aparecen los vestidos más cortos, las faldas rectas sin vuelo…», explica Brezo. Por otro lado, el equipo de modistas confecciona un gran número de prendas. En esto la documentación juega un papel fundamental, «y el cine de aquella época nos ayuda mucho».

A pesar del ritmo frenético que exige preparar el vestuario de una serie diaria, este vitoriano reconoce que «es un trabajo precioso que te permite sumergirte en un mundo paralelo. A mi me encanta». El modisto de 47 años tiene también tiempo para su propia marca homónima, a la que en un futuro le gustaría dedicar el 100% de sus esfuerzos. «Volver al 'atelier' a veces resulta complicado. Toca apagar 1913 y encender 2019, aunque a veces me dejo llevar y mis diseños tienen la impronta de esa época», reflexiona desde Madrid. Actrices como Susana Soleto, Arantxa Aranguren, Rebeca Sala, Yara Puebla, Nuria Gago o Inés Aldea ya han lucido vestidos suyos en diferentes alfombras rojas.

Las actrices Nuria Gago, Rebeca Sala e Inés Aldea con vestidos de Brezo.
Las actrices Nuria Gago, Rebeca Sala e Inés Aldea con vestidos de Brezo.

Se dedica en exclusiva a moda femenina, principalmente para eventos y ceremonias, y también realiza vestidos de novia. «Nunca hago colecciones, solo sastrería a medida y por encargo. Mis diseños son exclusivos a partir de figurines y por eso realizo estudios morfológicos a cada una de las clientas», explica. «Considero que una mujer tiene que ponerse un vestido y ser ella. El vestido no tiene que poder con ella sino ella encajar en él», añade.

-¿Cómo definiría el estilo de su firma 'Berto Brezo'?

- «Es atemporal. Aunque sigo las tendencias tengo una personalidad bastante definida. Intento que mis diseños siempre tengan un toque atemporal, que el mismo vestido esté hoy en auge y se pueda seguir utilizando dentro de diez años siendo un éxito. Creo que ahí esta la clave, en que perdure».

Figurines de algunas de sus creaciones.
Figurines de algunas de sus creaciones.