Álava Dmoda

¿Quieres saber cómo es un 'shooting'? Te lo contamos desde dentro

Tatiana, una de las modelos de la sesión, posa durante el 'shooting' organizado por Domingo Orive para su marca. / IGOR MARTÍN

El vitoriano Domingo Orive traslada su premiada colección Chess a una sesión de fotos salpicada de glitter, delicados tejidos y un surtido de magdalenas

María Rego
MARÍA REGO

En el hilo musical suenan los Eagles con su archiconocido 'Hotel California' cuando Tatiana pisa la moqueta en blanco y negro que recrea un tablero de ajedrez. Viste pantalón y una blusa rematada con botones de nácar, de esos que durante años se utilizaron en prendas infantiles y que hoy son casi una reliquia, y una ráfaga de glitter enmarca su mirada. «Está guapísima», comentan desde el 'set' de peluquería y maquillaje. Ella abre el 'shooting' que ha organizado el vitoriano Domingo Orive con su premiada colección 'Chess' –'Ajedrez', la mejor de la última Pasarela Gasteiz On a ojos del jurado– y que en junio saltará a las redes sociales de su marca homónima. Álava Dmoda se cuela en esta maratoniana sesión de fotos que el diseñador comenzó a imaginar hace un par de meses.

La cita arranca temprano, a las 8.00, en el estudio que el fotógrafo Asier Bastida posee en Judimendi. El espacio se llama La caja gris aunque su interior vive a esa hora una auténtica explosión cromática con las prendas diseñadas por Orive. Diminutos jardines estampados en camisas masculinas, pantalones aguamarina, orquídeas que brotan en bombers... y vestidos de alfombra roja. Cinco modelos de la agencia vitoriana m.Class (Esther, Ainhoa, Ander, Leydis y Tatiana) se repartirán la decena de 'looks' preparados para una sesión que comienza en ese momento frente al espejo. Las estilistas de Kirey les esperan brocha en mano. «Tardamos más o menos una hora en preparar a cada uno aunque el tiempo varía según el maquillaje, el pelo que se tenga...», explican Rebeca López y Jaione Zulueta junto a un arsenal de frascos y frasquitos. Hay bases de maquillaje, geles, sprays de fijación –la laca de toda la vida–, correctores, productos para texturizar el cabello, paletas con múltiples sombras, ceras... Todo «ecológico, de impacto cero», especifican.

Las modelos pasan por peluquería y maquillaje antes de colocarse ante la cámara.
Las modelos pasan por peluquería y maquillaje antes de colocarse ante la cámara. / IGOR MARTÍN

Con sus pinceles y cepillos dan forma a lo que Orive, con dos décadas y media de experiencia entre costuras, ha gestado en su cabeza antes incluso de que la colección subiera a la pasarela. Los nervios resultan inevitables. No es su estreno en un 'shooting' pero sí el primero, a lo grande, para la marca que lleva su nombre. Y eso hace que el proyecto se haya cuidado al milímetro. Sus ideas se resumen en un 'briefing' que envía a los profesionales que participan en la sesión y que incluye imágenes encontradas en internet –Pinterest es una enorme fuente de inspiración– que captan «el maquillaje, el ambiente o la actitud de la modelo» que quiere trasladar a cada fotografía. También recoge los figurines que esboza el diseñador y remata después una ilustradora.

Accesorios, zapatos y cuatro figurines que sirven de guía durante el 'shooting'.
Accesorios, zapatos y cuatro figurines que sirven de guía durante el 'shooting'. / IGOR MARTÍN

«Soy bastante perfeccionista y obsesivo, pero cuando veo el resultado se me olvida todo el trabajo», cuenta el creador, acerico prieto en su muñeca, mientras la cámara de Landher Iturbe encadena disparos de glamur. El móvil marca ya las 10.00 y en el estudio calculan que no apagarán las luces hasta las 17.00. En una mesa conviven magdalenas, cruasanes y varias botellas de agua para sobrellevar la jornada y a media mañana se cuelan unas cuantas manzanas en este dulce bodegón. Rojas y verdes, brillantes, como sacadas también de un catálogo. «Que quede claro que somos 'healthy'», comentan junto a un burro cargado de prendas que aguardan su momento de gloria entre flashes. A sus pies se amontonan varios coloridos stilettos entre los que el diseñador, que ha desarrollado más de la mitad de su carrera en Devota&Lomba, en Madrid, busca «una 38». Y no faltan tampoco los accesorios, desde turbantes y coronas a maxicollares, pendientes trepadores y de plumas.

Las modelos lucen diseños de la colección 'Chess', elegida la mejor entre las que se subieron a la última Pasarela Gasteiz On.
Las modelos lucen diseños de la colección 'Chess', elegida la mejor entre las que se subieron a la última Pasarela Gasteiz On. / IGOR MARTÍN

Cada estilismo requiere en torno a una hora delante de la cámara y, reconoce Orive según avanza el reloj, «cuando ya llevas ocho todo el mundo empieza a estar cansado». Sólo resiste el paso del tiempo, estoica, la silla de bronce que reposa sobre la moqueta blanquinegra, una pieza que el diseñador había imaginado antes de dar con ella. «No paré hasta que la encontré, estaba en Wallapop». De ahí, a la fama a golpe de 'likes' que en unos días le regalará Instagram.