París y Nueva York se rinden al encanto de la modelo vasca Ana Arto

París y Nueva York se rinden al encanto de la modelo vasca Ana Arto
Book Ana Arto

Los rizos 'agitados' son la seña de identidad de esta joven de 22 años que ha protagonizado 'shootings' para Vogue y ha desfilado para firmas como Saint Laurent y Tom Ford

Sarai Vázquez
SARAI VÁZQUEZ

París, capital de la moda, presenciaba el debut de la modelo bilbaína Ana Arto dos años atrás. Su carrera profesional comenzaba desfilando para una de las grandes 'maisons' de todos los tiempos: Saint Laurent. «Fue increíble, nunca pensé que pudiese llegar a formar parte de algo tan maravilloso», relata llena de emoción. Más tarde, revolucionaba la Gran Manzana con sus rizos 'agitados' -su seña de identidad- , su 1,80 metros de altura, unas piernas interminables y una arrebatadora actitud. En cada paso, desprende un «aquí estoy yo». A sus 22 años ya ha subido a la pasarela de la mano de nombres tan prestigiosos como Tom Ford, Maison Margiela, Fenty by Rihanna o Acne Studios. Asimismo, ha protagonizado varios 'shootings' para cabeceras como Vogue y firmas como Isabel Marant o Zimmerman, entre otras. A pesar de que su vida profesional se centra en estas dos capitales que respiran moda por los cuatro costados, para ella volver a su país por trabajo es siempre «un placer». Lo hizo en su último trabajo, una sesión de fotos para Harper's Bazaar que verá la luz muy pronto. A principios de año, se alzaba como ganadora del premio L'Oréal a la mejor modelo. «Es todo un honor que en tu tierra reconozcan tu trabajo, me siento muy afortunada», desvela.

Book Ana Arto

Convertirse en modelo internacional nunca había formado parte en sus planes iniciales. «Todo ocurrió cuando empecé a interesarme por el mundo de la moda y a leer alguna revista que veía por casa», relata. Le llamó la atención y solo quiso probar suerte. Antes de hacerse un hueco en las pasarelas, Ana reconoce que su vida era la propia de una adolescente normal. Su referente en ese momento eran personajes de alguna serie del momento, nada de 'top models'. Terminó el colegio y empezó a estudiar Derecho en la Universidad de Deusto, barrio donde residía con sus padres y su hermano. Ahora, completa su formación académica en Relaciones Internacionales a distancia en los tiempos muertos que le permiten las sesiones de fotos y las pasarelas. Cuando vuelve a casa aprovecha al máximo los días con los suyos. Le apasiona la cocina y preparar nuevas recetas. «Además, disfruto con la lectura de libros, revistas o artículos sobre los temas que me interesan en ese momento», comenta.

Book Ana Arto

Los viajes de un lado para otro del globo son constantes en la rutina de cualquier modelo. «No hay semana que me libre de coger 1 o 2 vuelos», admite. Aunque reconoce que esto va por temporadas. Considera que su día a día no es «nada fuera de lo común». Suele madrugar porque le gusta mucho aprovechar el tiempo. En los días de trabajo, desayuna en casa y se va directa. En los que no, aprovecha y va al gimnasio, estudia y se pasa por el mercado para después realizar alguna receta que le apetezca. Además, cuando coincide con amigas que viven en la ciudad o que también están trabajado allí por unos días, aprovecha y salen a comer o cenar. Es su forma de desconectar. «Con ellas siempre me río un montón», cuenta.

Un estilo de vida saludable

Book Ana Arto

El físico deseable de Ana no tiene trampa ni cartón: mantiene un estilo de vida saludable. El deporte es una parte importante en su rutina. «Entreno cada día , me gusta cuidar mi forma física y me ayuda a sentirme muy bien conmigo misma», cuenta. Además, cuida mucho su alimentación. Procura que sea variada y que sus platos siempre contengan buena cantidad de verduras. «¡Me apasionan!», exclama. Estar bien hidratada también es uno de los 'tips' de belleza más repetidos para el cuidado de la piel y cuerpo. En su caso, bebe mucho agua y come fruta. «Incluso a veces demasiada», admite.

La clave de su éxito reside en su esfuerzo y perseverancia. «Me implico al máximo en todo lo que hago y siempre intento dar el 200% para llegar a conseguir lo que quiero», reconoce. Se propone sus objetivos, aunque nadie le garantice una recompensa. En el mundo del modelaje cada uno es diferente, con su energía y sus pequeños trucos. En el estudio y frente a las cámaras, Ana se crea un personaje en su cabeza para conseguir 'darlo todo'. «Me ayudan la ropa o la temática del 'shooting' y actuó como tal, ¡es muy divertido!», cuenta. Las tablas que ha conseguido en estos años le han permitido que sus nervios antes de pisar la pasarela hayan desaparecido. «Todo es cuestión de practica y seguridad en uno mismo», detalla.

Book Ana Arto

Con el tiempo, Ana quiere seguir disfrutando de la parte más positiva de ser modelo: viajar y conocer a gente maravillosa en los distintos lugares donde le lleva su trabajo. En cuanto a su mejor momento en su carrera profesional, a pesar de que rememora instantes únicos, admite que todavía está por venir. «Gracias a Dios tengo un montón de cosas por hacer», admite. Eso sí, espera poder cumplir su sueño: trabajar con los fotógrafos de moda Peter Lindbergh o Steven Meisel. Mientras tanto París y Nueva York seguirán presenciando la exitosa trayectoria de esta modelo bilbaína.