Álava Dmoda

Desde París con amor: las camisetas para llevar el euskera a la altura del corazón

Desde París con amor: las camisetas para llevar el euskera a la altura del corazón

Las prendas de la firma 'We Think Its Beautiful' llevan bordadas palabras en la lengua vasca para poner en valor su desconocida belleza. Aran González y Nora Vivanco presumen así de su idioma materno por las calles de la capital francesa, donde residen 

Sarai Vázquez
SARAI VÁZQUEZ

Las camisetas de la firma 'We Think Its Beautiful' se reconocen con facilidad, ya sea en París, donde se confeccionan y residen sus creadoras, Aran González y Nora Vivanco, o en Bilbao, donde nacieron y crecieron. Sus prendas, en un blanco impecable, llevan bordadas en hilo escarlata un detalle en el pecho que las hace únicas: una palabra en euskera. Y justo debajo, algún símbolo en negro que representa al vocablo al que hacen referencia. «Tenemos el corazón partido entre estas dos ciudades, queríamos acercarlas un poco más y lo hicimos a través del euskera, nuestra lengua materna. Trasladándola a un ambiente parisino, más romántico», cuentan estas dos jóvenes de 25 años, a las que les sorprende y cautiva la desconocida belleza de la lengua vasca. De ahí que en sus cuatro modelos de camisetas, se incluya el término 'Sorgin', que significa bruja, pero su traducción responde a 'creadora'. También recogen la palabra 'musutruk', gratis en castellano, que más o menos se traduce como 'a cambio de un beso'; el término 'Laztana' (cariño), que literalmente sería 'caricia', o 'Bihotz' (corazón), que hace referencia a 'dos sonidos'.

Aran y Nora se reencontraron en París hace cuatro años, pero son amigas desde la infancia, desde que estudiaron juntas en la Ikastola Lauro de Loiu. Después de vivir un par de años en diferentes ciudades de Europa, como Berlín o Venecia, un día descubrieron que eran vecinas en París. ¿Casualidad o destino? Enseguida se dieron cuenta de que querían emprender juntas un proyecto dentro de la esfera de la moda, un mundo que les apasiona. «Siempre congeniamos y nos complementamos, así que esta vez no iba a ser menos. Además, las dos hemos trabajado en diferentes firmas, en el departamento de marketing», cuentan. Pero eso sí, en áreas diferentes: Aran como encargada de sostenibilidad y Nora como directora de arte. 

Desde pequeñas les unió el amor que sienten por el euskera. «Aquí en París no lo practicamos tanto y eso nos duele en el alma», reconocen con pena. El temor a perderlo también les llevó a crear este proyecto. La inspiración la encontraron después de ver un hilo viral de Twitter. El poeta y filólogo Hasier Etxapare Kareaga empleó esta red social para poner en valor la lengua vasca y su idea arrasó. Miles de personas compartieron sus mensajes y se tejieron más conversaciones para dar a conocer la rarezas etimológicas de otros idiomas. Aquella iniciativa les fascinó y ahora su firma tiene el nombre de aquel 'juego' de Etxapare: 'We Think Its Beautiful' ('Nosotros creemos que es maravilloso' en inglés). 

Emplearon dos meses de duro esfuerzo, aprovechando los huecos libres que les dejaba su jornada laboral en otras empresas y hasta los fines de semana, en detallar y planificar todos los aspectos de su proyecto. Así, con mimo y a fuego lento, hasta que el pasado mes de junio vio la luz su firma de camisetas. «Como es nuestra afición, no nos duele haber empleado tanto tiempo, en absoluto», dicen ahora con orgullo. Su primera clienta fue una joven residente del País Vasco francés. Descubrió la firma y le emocionó, porque nunca había conocido una marca de moda que pusiera en valor el euskera y que, a la vez, jugara con él. 

Filosofía 'Slow Fashion'

El modelo productivo de esta firma se encuentra inmerso dentro de la filosofía 'Slow Fashion', en auge en la capital francesa. «Los ciudadanos parisinos cuidan lo que compran al milímetro, valoran que los artículos estén hechos a mano, los materiales sean de calidad… y las marcas producen de forma responsable». Las camisetas se confeccionan en Normandía, en el norte del país, con algodón orgánico. La palabra en euskera se borda en un taller artesano que se toparon por casualidad en París. Asimismo, la firma crea sus productos a través del modelo 'pre order', es decir, se produccen una vez que el cliente los solicita. «Así no sobran artículos y lo aprovechamos todo», desvelan. Por el momento, los envíos llegan al destino en un plazo de entre 15 y 30 días, dependiendo siempre de la demanda. Eso sí, están avanzando en este sentido para conseguir que los clientes reciban las camisetas en una semana.

Sesiones de fotos en espacios vascos de París 

Las sesiones de fotos para dar a conocer sus camisetas las hacen, por ejemplo, en los frontones de la capital francesa. Buscan enclaves con esencia euskaldun. «Nos hemos dado cuenta de que hay bastantes aquí. Nosotras solemos ir a uno del norte de la ciudad y también a otro en el sur. El primero es perfecto, porque la pared es roja, el mismo color que tiene nuestra identidad de marca». Además, para capturar imágenes especiales se adentraron en una cafetería ubicada en el barrio que inspiró la famosa película Amélie, Montmartre. «Es uno de los puntos más populares de la ciudad, las casas son muy parisinas, es una forma de adentrarse en un universo poético que te envuelve», reconocen. En estos 'shootings', las modelos que visten las camisetas están cuidadosamente elegidas. Todas ellas tienen una belleza diferente: rostros repletos de pecas, cabellos rojizos…es decir, una apariencia vikinga, por todas las teorías que relacionan el origen del euskera con esta comunidad ancestral. 

Decidieron lanzar sus camisetas únicas a través de su página web, para poder llegar así a gente de distintos lugares. Aran y Nora, conocedoras de la importancia actual de la red social Instagram para las firmas de moda, reflejan el espíritu de su proyecto mediante las cuidadas instantáneas que captan en las sesiones de fotos. Aunque, como profesionales del sector, explotan cada uno de los usos de esta app revolucionaria: celebran sorteos de sus prendas entre sus seguidores – más de mil en menos de dos mes–  y ya trabajan con 'influencers' que publicitan sus piezas. «Hasta una 'celebrity' muy importante de Bilbao va a lucir pronto una camiseta nuestra, aunque con un diseño exclusivo», adelantan. Pronto sus creaciones se podrán adquirir también a través de esta aplicación. Además, una artista francesa ya ha ilustrado estas originales prendas en uno de sus recientes trabajos. 

París se ha volcado con el proyecto personal de Aran y Nora: les han concedido becas económicas, les facilitan espacios icónicos en la ciudad para las sesiones de fotos y hasta la asociación sociocultural 'Euskal Etxea' de París publicará en su revista un artículo sobre sus camisetas. Además, en diciembre, cuando la capital francesa celebre Santo Tomás, venderán sus piezas en uno de los puestos. Para próximas temporadas, también contemplan añadir nuevos productos, como jerséis marineros de rayas, en blanco y azul, para hacer un guiño al estilo francés. «Aunque por soñar, nos gustaría abrir dos tiendas físicas, una en Bilbao y otra en París, y que los clientes pudiesen personalizar sus productos», expresan con emoción. Mientras tanto, estas dos bilbaínas seguirán llevando el euskera a la altura del corazón por las calles de París.