Belén Esteban y el vestido de novia que la reafirmó como 'princesa del pueblo'

Portada de la revista '¡HOLA!'/
Portada de la revista '¡HOLA!'

La colaboradora de Telecinco lució dos espectaculares vestidos de la diseñadora sevillana Fátima Álvarez-Ossorio en su gran día, que celebró en una finca de Álcala de Henares ante casi trescientos invitados y muchos rostros conocidos

ÁLAVA Dmoda
ÁLAVA DMODA

Belén Esteban dio el 'sí, quiero' este sábado a Miguel Marcos, el hombre que le ha salvado la vida «en todos los sentidos». Su historia de amor comenzó hace seis años, cuando la colaboradora televisiva sufrió una bajada de tensión en su casa por la que necesitó ser trasladada a un hospital. En el trayecto conoció a este conductor de ambulancia de 32 años, trece menos que ella, un joven discreto y sencillo, amante de los coches y del Real Madrid. «En cuanto lo vi, me enamoré», confiesa la 'princesa del pueblo' en una entrevista exclusiva en la revista 'Hola'.

Este sábado la mediática pareja selló su amor en una emotiva ceremonia civil celebrada en 'La Vega del Henares', una histórica finca de quinientas hectáreas, en Álcala de Henares. Allí se desplazaron a partir de las seis y media de la tarde los casi trescientos invitados, entre los que no faltaron numerosos rostros conocidos de Telecinco: María Teresa Campos y sus hijas, Terelu Campos y Carmen Borrego; Jorge Javier Vázquez, Jordi González, Carlota Corredera, Paz Padilla, Maria Patiño y Mila Ximénez, entre otros.

Poco después de las siete y media llegó Belén, muy sonriente y emocionada, del brazo de su padrino, su íntimo amigo Raúl Prieto, exdirector de 'Sálvame' y director de 'Viva la vida'. Una de las anécdotas del día se produjo en el momento del 'sí, quiero', cuando Belén sufrió un lapsus y prometió a Miguel «felicidad» en vez de «fidelidad.» «Me equivoqué, pero jurar felicidad tampoco está mal», reconoce la colaboradora a esta publicación.

La tertuliana confió sus dos vestidos a la diseñadora sevillana Fátima Álvarez-Ossorio, directora creativa de Fiancée Couture, que supo materializar el sueño de la 'princesa del pueblo' de sentirse una princesa también en su gran día. La colaboradora lució un primer diseño con manga francesa, confeccionado en encaje Chantilly con aplicaciones de flores a juego con el encaje, la falda y la cola. Para el baile optó por un diseño más sencillo, de inspiración griega, realizado en gasa de seda natural con bordados de ragia, corte semi-imperio y líneas suaves y ligeras.

El ramo se lo entregó a Terelu Campos

Una de las sorpresas del enlace fue la entrega del ramo, de peonías blancas y rosas, que, como era de esperar, no se lo dio a su hija Andrea. Belén quiso tener este detalle con su gran amiga Terelu Campos, que este año se ha sometido a una doble mastectomía tras sufrir un segundo cáncer de mama. «No se lo di porque quiera que se case, sino porque lo ha pasado muy mal con la enfermedad. Yo la quiero mucho y quería que lo tuviera ella», explica la colaboradora en 'Hola'.

Para las joyas, Esteban confió en la histórica joyería madrileña Yanes, donde compró su anillo, unos pendientes chandelier de oro blanco y diamantes, y un brazalete trenzado que portó en su muñeca derecha. Del recogido y el maquillaje se encargaron sus amigas Toñi y Raquel, que la peinan y maquillan en la televisión.

Se trata de la segunda boda para Belén, que ya contrajo matrimonio en junio de 2008 con Fran Álvarez, un amigo de toda la vida que tras la ruptura acabó despotricando contra su exmujer en todos los platós. Pero esta boda llega en un buen momento vital para Belén, que mucho más centrada y serena, confía en que esta vez su historia de amor sea para siempre. «Yo ya sé que esta va a ser una boda para toda la vida. Lo tengo muy claro», asegura la colaboradora, que expresa su deseo de volver a ser madre. «Yo ya tengo una edad y el problema de que soy diabética, pero quiero tener hijos con Miguel.»