La nueva oda al michelín de Tania Llasera

La nueva oda al michelín de Tania Llasera

La presentadora bilbaína, fiel defensora del 'body positive', se inspira en la modelo Ashley Graham y vuelve a la carga en Instagram mostrando sus kilos de más

Álava dmoda
ÁLAVA DMODA

Con un primer plano de sus michelines y una frase en la que reivindica la normalidad, Tania Llasera vuelve a ser noticia. Instagram se ha convertido en su particular aliada para reafirmar su felicidad y echar por tierra el culto al cuerpo en favor de la naturalidad. Si hace unas semanas nos mostraba sin complejos sus kilos post-vacacionales, ahora vuelve a la carga para hacer las delicias de su legión de 'haters' y admiradores. «Estas curvas, michelines y pecas son mías, orgullosa de cada centímetro de mi ser, algunos más que otros, pero todo me constituye a mí. This is me», escribía.

Y así, mostrando la intimidad de un sujetador de encaje y de un pantalón verde de talle alto por el que se asomaba algún que otro kilo de más, la presentadora volvía a generar debate. Esta nueva publicación estaba inspirada por la modelo de tallas grandes, Ashley Graham. La estadounidense está embarazada y hace unos días quiso compartir con sus seguidores los cambios que experimenta el cuerpo de una mujer durante la gestación con una imagen en la que mostraba sin recelo sus nuevas estrías. «Me pareció muy inspirador lo que subió Ashley en cuanto a aceptar cada centímetro de tu cuerpo», aclaraba Tania a través de 'stories'.

Ver esta publicación en Instagram

same same but a little different

Una publicación compartida de A S H L E Y G R A H A M (@ashleygraham) el

Como siempre, la bilbaína se ha defendido de sus detractores y ha mandado un mensaje a todos aquellos que la tachan de 'pesada' por reivindicar su 'pequeña cruzada' a favor de los cuerpos reales en cada una de sus publicaciones. «Todas tenemos estrías, celulitis y demás, es un tema que no me cansa. Ya sé que hay mucha gente que piensa que soy una pesada. Me importa poco, porque al final yo sé que ayudo a mucha más gente de la que se queja. Así que nada, seguiré con lo mío», se defendía la presentadora.

En plena era de filtros y Photoshop, Llasera no se esconde si tiene que mostrar su celulitis tras las vacaciones, sus ojeras cuando sus hijos no la dejan dormir o su cara de cansancio tras una intensa jornada laboral. La vizcaína se erige como un ejemplo a seguir en Instagram y nos deja sobre la mesa temas importantes sobre los que se debería reflexionar. En uno de sus últimos posts, presumía de haber encontrado la felicidad en las cosas más simples. «¿Os he contado ya lo FELIZ que soy? Hay días como hoy cuando no he dormido nada (porque he trabajado hasta tarde y he madrugado) pero al menos, mirando lo positivo: he achuchado a mi hijo mayor toda la noche y doy gracias al universo por darme TANTO. Tengo que acordarme de mirar lo que tengo y no lo que no tengo. Nada me falta: lo que más grande tengo es el sentido del humor pero además tengo salud, hijos preciosos y sanos, un marido que me quiere tal como soy y una familia maravillosa por ambos lados. Tengo trabajo y me siento afortunada de poder decir que lo considero mi 'espacio creativo' (no siempre fue así). Tengo tanto que me siento a rebosar, tengo tanto que tengo amor para regalar, tengo tanto que no sé por dónde empezar», explicaba.

«Yo valgo mucho más que los kilos que peso»

Tania consigue que sus seguidoras empaticen con ella y la vean como una más, sin otra pretensión que normalizar las cosas que son normales. «No debía estar tan aceptado el hecho de que se puedan hacer juicios de valor sobre tu físico. Yo valgo mucho más que los kilos que peso o mi imagen. Yo, aunque fuera tuerta, bizca o me faltaran tres dientes, seguiría siendo la misma, igual de simpática, accesible, natural...», aseguraba en otro vídeo de Instagram.